Adrián Díaz, el Iniesta del Lemos

El centrocampista monfortino cedido por el Lugo marca la diferencia en el equipo


monforte / la voz

El entrenador del Club Lemos, Edu Rodríguez, tuvo claro lo que quería cuando se hizo cargo del equipo. Trató de confeccionar una plantilla que apostara por el fútbol combinativo, y para ello fichó futbolistas que se ajustaran a ese perfil. La guinda al pastel la puso con el jugador del CD Lugo, el monfortino Adrián Díaz, que está cedido en la entidad que preside Óscar López.

En esta recta inicial de campeonato está dejando su huella, y no solo por el espectáculo con el que deleita a los aficionados, sino también con los goles. El centrocampista suma tres tantos en cuatro partidos, y el que marcó el domingo ante el Santaballés fue espectacular. En el club están contentos con esta adquisición, porque se trata de un futbolista de tan solo 19 años. Eso sí, a los que lo conocen desde pequeño no les sorprende esta carta de presentación en la Primera Autonómica.

«Estoy muy contento de cómo me están saliendo las cosas. Me encuentro muy cómodo en el Club Lemos, porque despliega el fútbol con el que me identifico totalmente», señala Díaz.

El futbolista reconoce que si se inclinó por venir al equipo monfortino fue por el entrenador. A Edu Rodríguez le une una gran amistad, una afinidad que se forjó en su etapa de jugador cadete en el Calasancio. «Él fue clave para que esté aquí, porque entendemos el fútbol de la misma manera. Es un privilegio trabajar a sus órdenes», comenta.

Díaz atesora una exquisita calidad técnica. Desde el centro del campo se encarga de distribuir el juego y es atrevido de cara a la portería, circunstancia que lo convierte en goleador. «Me gusta jugar la pelota, dar asistencias y marcar, pero en el fútbol también hay que ser sacrificados», señala.

Su entrenador está encantado de tenerlo en la plantilla. Lo define así: «Por sus características individuales, él se encuentra cómodo con una idea. Le gustan equipos con buen trato de balón, que sean atrevidos de cara a portería rival», indica el técnico.

Un futbolista de equipo

Rodríguez, que ensalza su calidad técnica, destaca su compromiso. «Le gusta trabajar como al que más. Tiene compromiso, disciplina, humildad y sobre todo que pone todo su talento al servicio del equipo», concluye.

Adrián Díaz vive por y para el fútbol. Cuando no está jugando o entrenando, el joven futbolista se acerca a cualquier campo para ver un partido o bien los sigue por televisión. Compagina el fútbol con sus estudios en un ciclo de administración de empresas.

Díaz comenzó a jugar en el Calasancio con tan solo 3 años. En el club estudiantil estuvo hasta la categoría infantil. De aquí dio el salto al Real Club Celta. Después, en cadetes, volvió al equipo monfortino. Tras estar unos meses en el equipo juvenil fichó por el Brollón. Desde Os Medos pasó al CD Lugo, entidad a la que pertenece. La temporada pasada terminó entrenando en el Polvorín a las órdenes de José Durán.

«Algún día espero competir en una categoría superior, pero tengo que decir que en el Lemos estoy muy contento», dice.

El jugador se ejercitó ayer en el campo Luis Bodegas con sus compañeros de cara al partido de mañana (12.00 horas) en Lugo ante la Residencia. «Será un encuentro difícil, porque competiremos en un campo pequeño. No obstante, nosotros intentaremos aprovechar nuestras bazas para sumar los tres puntos y seguir líderes», concluye Díaz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Adrián Díaz, el Iniesta del Lemos