La cara de las drogodependencias

Alumnos de Maristas participan en una experiencia innovadora en un centro que trata las adicciones


ourense / la voz

«Es increíble ver sus caras de asombro, cómo les afecta la realidad». De esta manera resume Fernando Prada, el director del centro para personas con discapacidad física SARquavitae de Bóveda, la experiencia innovadora que desde hace dos años tiene como protagonistas a los alumnos del colegio Maristas de Ourense. Se trata de «Falemos de consumo», un encuentro entre jóvenes y drogodependientes que se recuperan en el centro, que sirve de aprendizaje y de ayuda para ambas partes.

El año pasado participaron en la iniciativa alumnos de Bachillerato y ayer se sumaron los de cuarto curso de la ESO. La razón no es otra que el acceso cada vez más temprano a ciertos tipos de droga, sobre todo alcohol y cannabis. Los escolares le pusieron cara al problema y a las consecuencias de las adicciones. Y los usuarios del centro tuvieron la oportunidad de contar sus experiencias vitales, las que les han llevado a su situación actual. Los promotores del proyecto, el Centro para personas con discapacidad física SARquavitae, quieren ayudar a prevenir en los adolescentes el contacto con sustancias de alto riesgo para su salud y que los usuarios ganen en autoestima y se sientan útiles para la sociedad.

Un grupo de usuarios del centro, por decisión propia, decidieron participar en una iniciativa que también implica a los fisioterapeutas, educadores y psicólogos que trabajan con ellos. Los alumnos, divididos en grupos, visitaron las instalaciones, desde las plantas con personas más dependientes hasta aquellas en las que están en un estado más avanzado de recuperación. «Comprobaron cuáles son los trastornos psiquiátricos y físicos que dejan las drogas. Vieron cómo algunos llegan a perder el equilibrio o las limitaciones que tienen en la comunicación por culpa del consumo», explica Fernando Prada. La impresión fue tanta para los escolares, que alguno tuvo que dejar la actividad durante un rato. Al final, se estableció una charla en la que los jóvenes pudieron formular sus dudas o preguntas. El director del centro explica que es en este momento cuando se descubre la cantidad de información falsa que manejan respeto al consumo de drogas. «Los jóvenes de hoy se cansan rápido y casi no reflexionan sobre lo que escuchan o leen. Esta es una llamada de atención sobre las causas que puede tener el consumo. Cada vez se inician antes, sobre todo en ciertas drogas como el alcohol, y no conocen las consecuencias», subraya Prada. La iniciativa «Falemos de consumo» pretende ampliarse y en los próximos años participarán alumnos de otros colegios cercanos al centro, de la zona de Sarria y de Monforte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La cara de las drogodependencias