Un camello de 40 toneladas por el aire

Trasladado a Vedra uno de los vagones del viejo automotor que lleva años aparcado en la estación de Monforte

.

monforte / la voz

El viejo tren regional que lleva años aparcado en una vía muerta de la estación de Monforte tiene desde ayer un vagón menos. Se lo llevaron por carretera hacia el municipio coruñés de Vedra, donde se proponen restaurarlo para que sirva como aula multiusos en el museo local del ferrocarril. Costó horas de trabajo sacarlo de la estación monfortina, en una operación técnicamente complicada que incluso obligó a derribar una parte del muro exterior del recinto ferroviario y en la que tuvieron que intervenir dos grúas de gran capacidad para mover los aproximadamente cuarenta toneladas que pesa el vagón.

El vehículo ferroviario trasladado era parte de un viejo tren de la serie 592 de Renfe, uno de los automotores diésel de Renfe que cubrían trayectos de media distancia en los años 80 y 90. Estos trenes eran popularmente conocidos como camellos, por los dos espacios en los que iba la instalación del aire acondicionado y que sobresalían como dos protuberancias del techo de cada uno de los vagones. Este automotor es propiedad de la fundación española del ferrocarril y durante los años que lleva estacionado al aire libre en la estación de Monforte ha sufrido numerosos actos de vandalismo. Utilizados en ocasiones por mendigos para pasar la noche, el interior de los vagones está muy deteriorado y su exterior cubierto de pintadas.

De todo este destrozo tendrá que encargarse ahora el personal de la empresa Reparaciones Sinde, que dispone de un taller en Vedra en el que se llevará a cabo la restauración de este vagón. Lo único que no recuperará el será su sistema de tracción. Tanto el exterior como el exteror recuperarán el aspecto que tenía cuando circulaba. La tracción no le va a hacer ninguna falta, porque los responsables del museo de Vedra quieren utilizarlo como aula fija para exposiciones, conferencias y todo tipo de actividades relacionadas con el tren. Permanecerá estacionado en el recinto exterior de la estación de Ribadulla.

Seis meses para hacerlo

La empresa contratada por el Ayuntamiento de Vedra para recuperar este vehículo ferroviario en desuso tiene seis meses para completar el trabajo. De hecho, tenía que haber empezado a hacerlo ya el pasado día 15, pero fue preciso retrasarlo todo porque resultaba técnicamente imposible sacar el vagón de la estación de Monforte sin antes derribar un trozo del muro exterior, algo que en principio no estaba previsto. Finalmente, bastó con abrir en el muro un boquete de nueve metros de largo para que pasase el tráiler que lo sacó de Monforte.

Votación
8 votos
Comentarios

Un camello de 40 toneladas por el aire