Iago, el káiser del Atlético Escairón

El futbolista chantadino suma veinticinco años compitiendo al máximo nivel

.

monforte / la voz

El futbolista del Atlético Escairón Iago Otero suma veinticinco años sobre los terrenos de juego, y celebra estas bodas de plata compitiendo al más alto nivel en el grupo norte de la Preferente Autonómica. Este mes cumplirá 35 años, pero su excelente condición física y la ilusión que tiene lo siguen manteniendo como un auténtico referente en su equipo y en la categoría.

El chantadino apuntó maneras desde que comenzó en las escuelas deportivas. En su etapa de infantil ya disputó algunos partidos con los juveniles de la SD Chantada, y en su época de juvenil, Marolas lo reclamó para jugar con el primer equipo. «Recuerdo que estaba yo en el CD Lalín y él pidió mi cesión, porque se estaban jugando el ascenso», señala el deportista local.

Su rápida progresión lo llevó a abandonar Chantada muy joven. Compitió en Tercera División con el Club Lemos y el CD Lalín, e incluso pudo estar en Segunda B. «Tenía ofertas del CD Ourense y del CD Lugo, pero al final no se concretó», indica.

También compitió en la Preferente, categoría en la que continúa, y en la Primera Autonómica. Este verano no tuvo ninguna duda en seguir en el Escairón. «Ya les dije que continuaría desde el primer momento, porque estoy en mi casa y esta plantilla es una auténtica familia», dice.

A la pregunta de si ve cerca su retirada, Iago es claro: «Me veo con fuerzas e ilusión, y mientras tenga estas sensaciones no se me pasará por la cabeza colgar las botas».

El jugador chantadino siempre fue muy disciplinado. Así lo demuestra el hecho de que durante su dilatada carrera cambiara de demarcación. «Empecé en el fútbol como delantero centro, pero cuando fiché por el Lalín me encontré con jugadores de la talla de Felipe, Óscar Méndez y Guerreiro. Entonces, el míster, Acevedo, me colocó como lateral, y nada menos que en Tercera División, y cumplí», añade.

Un cambio más

Un hecho marcó parte de su carrera y fue la lesión de pubis y rotura de ligamento cruzado. Fue a partir de ahí cuando Iago pasó a jugar como central, posición en la que continúa. «Estoy muy cómodo en este puesto, lo que me ayuda a seguir al máximo nivel», asegura.

A la hora de analizar este arranque del Escairón en la liga, el chantadino comenta: «Tuvimos mala suerte con el primer rival, porque estoy seguro que si nos hubiéramos enfrentado al Polvorín más adelante, habríamos tenido opciones de ganarle. No obstante, nos repusimos bien con el empate ante el San Tirso y el triunfo ante la Residencia. El futuro lo veo bien, porque tenemos buen equipo, y las cositas que nos faltan llegarán».

Sobre los objetivos, el futbolista reconoce que será complicado repetir el éxito de la pasada temporada. «Nuestro objetivo es la permanencia y a partir de ahí ya veremos. Esta campaña no se necesitarán tantos puntos para mantenerse, por lo que esperamos que sea más tranquila y juguemos mejor», puntualiza.

Iago considera que esta Preferente es la más complicada de las últimas temporadas. «Cualquier equipo tendrá que pelear mucho para conseguir sus objetivos. Estamos hablando de una categoría en la que los pequeños detalles decidirán los partidos», afirma

As Pontes, el próximo rival

El Atlético Escairón ya comenzó a preparar el próximo partido, que será ante el As Pontes. Sobre el choque, Otero dice: «Es un equipo que ha descendido y es normal que le entren las dudas, pero estará arriba. Nosotros vamos a competirle el partido e intentar sumar».

 

Votación
1 votos
Comentarios

Iago, el káiser del Atlético Escairón