Un museo sobre la historia de los osos en O Courel

Francisco Albo
francisco albo QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

No disponible

El instituto geológico de la Universidade de A Coruña ofrece sus fondos para crear la nueva instalación en Seoane

15 dic 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El museo que proyecta crear el Ayuntamiento de Folgoso do Courel podría dedicarse en gran parte a la larga historia de la presencia de los osos en las sierras orientales gallegas, en caso de que se acepte una propuesta del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña. Esta entidad ya prestó asesoramiento científico para la creación del museo municipal de geología y paleontología de Quiroga, cuyo quinto aniversario se cumplió este mes. El gobierno local de O Courel, según explicó la alcaldesa Dolores Castro, piensa solicitar también su apoyo para diseñar el nuevo museo, que -según sus planes- se centrará en el patrimonio geológico y etnográfico de la sierra.

El director del referido intituto, Juan Ramón Vidal Romaní, considera que los contenidos de ambos museos no deben repetirse o superponerse, sino complementarse. «La historia geológica de la zona ya está bien explicada en el museo de Quiroga y no tendría sentido volver a contar lo mismo en otro museo en O Courel», apunta. «Pero eso no ocurriría si el museo de O Courel se centra en las investigaciones que se están realizando desde hace ya mucho tiempo sobre la evolución de las diferentes poblaciones de osos que vivieron en este territorio desde el Cuaternario», añade.

El futuro museo, apunta por otro lado Vidal, tendría así la posibilidad de exhibir una selección de los fósiles de oso pardo (Ursus arctos) y oso de las cavernas (Ursus spelaeus) que Aurora Grandal y otros investigadores vinculados al instituto geológico coruñés han estado estudiando desde finales del siglo pasado. La instalación podría asimismo presentar de forma didáctica los datos que se fueron recogiendo durante este tiempo sobre las épocas en las que las dos especies compartieron el mismo territorio, sus relaciones genéticas con otras poblaciones europeas, la extinción de los osos de las cavernas y los movimientos migratorios del oso pardo en tiempos prehistóricos.