Un chantadino en Segunda B

El mediocentro Borja Yebra es uno de los referentes del Boiro en esta categoría


monforte / la voz

La cantera chantadina ha sido siempre una de las más prolíficas del fútbol lucense. Uno de sus grandes referentes es Borja Yebra, jugador que siguió los pasos de su padre, José Yebra, que marcó una época como central del Club Lemos, de la SD Chantada y del Arenteiro. Fueron muchas las tardes en las que Borja acudía con su madre al campo Luis Bodegas para seguir los encuentros del cuadro monfortino.

Sus primeros toques de balón los dio en el campo del poblado de Fenosa, en Belesar. En ese escenario ya demostró que tenía cualidades para emular a su padre. El paso del tiempo confirmó este extremo, y el jugador chantadino llegó a Segunda División B, categoría en la que compite esta campaña con el recién ascendido Boiro, tras su paso por el Marbella. «Acepté la oferta que me trasladó Fredy, al que conocía como entrenador por las veces que me enfrenté a él. La propuesta me interesó, y para Galicia volví», comenta Borja Yebra.

Un trotamundos del fútbol

A sus 33 años, el jugador local tiene un amplio currículo. Se le puede considerar como un auténtico trotamundos del fútbol. Pasó por la cantera del Real Madrid, desde la que dio el salto al Pabellón. Luego fichó por el Calasancio. No le salió bien esa etapa e incluso meditó dejar el fútbol, pero ahí estuvo su madre que lo animó a continuar. Cogió su sabio consejo y se fue a Chantada, club con el que compitió en juveniles y en la Primera Autonómica. «Mi madre me dijo que lo que tenía que hacer era divertirme con el fútbol, lo hice y cumplí el sueño de llegar a Segunda B», dice Yebra.

Su calidad y actuaciones no pasaron desapercibidas para los técnicos del Ponte y del CD Ourense. Los primeros se lo llevaron, pero luego puso rumbo al CD Ourense, con el que compitió en Segunda B. Desde ese momento, ya se hizo con un nombre en Segunda B, lo que le sirvió para jugar en el Universidad de Las Palmas, Universidad de Murcia, de nuevo en el CD Ourense, en el Guadalajara y la campaña pasada en el Marbella. «Estoy muy contento de haber pasado por todos estos clubes, en los que progresé, madurando como futbolista y como persona», añade.

Borja es un fijo en las alineaciones del Boiro -solo se perdió dos partidos-, y su aportación al equipo coruñés está siendo importante. «Aunque hemos perdido los últimos tres partidos, hay que resaltar que estamos realizando una buena temporada. Ahora mismo, la prioridad que tenemos es conseguir lo antes posible la permanencia, y luego ya veremos si podemos mirar hacia arriba», comenta el chantadino. Después de diez jornadas disputadas, el Boiro ocupa la decimocuarta posición del grupo primero de la Segunda División B. El ascenso de los coruñeses a esta categoría sorprendió en su momento. Yebra explica el secreto de este ascenso. «Estar en Segunda B es el resultado de la implicación de los aficionados locales y del gran trabajo que están haciendo el presidente y los directivos», comenta.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un chantadino en Segunda B