La geología de los cañones del Sil, un recurso turístico sin aprovechar

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

<span lang= es-es >Terrenos de rocas blandas</span>. En la zona de Peites, donde predominan las pizarras, la erosión creó un valle fluvial en el que las pendientes son mucho menos acusadas que aguas abajo.
Terrenos de rocas blandas. En la zona de Peites, donde predominan las pizarras, la erosión creó un valle fluvial en el que las pendientes son mucho menos acusadas que aguas abajo. a. lópez

Proponen enriquecer las rutas ofreciendo divulgación científica sobre la zona

03 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El director del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña, Juan Ramón Vidal Romaní, considera que las rutas turísticas de la Ribeira Sacra podrían enriquecerse en buena medida facilitando a los visitantes informaciones sobre la historia geológica del Sil. «En los recorridos en barco por el río hablan a los viajeros sobre la viticultura o la historia de los monasterios -explica-, pero no se dice nada de geología, aunque es un aspecto que está muy estudiado y sobre el que hay mucha información científica, aunque está muy poco divulgado a nivel popular». El geólogo añade que «es una lástima que estos conocimientos no se aprovechen más para el turismo, porque los cañones del Sil son un lugar de un valor excepcional para mostrar la evolución geológica de Galicia».

Estos son algunos de los principales aspectos de la geología de la zona que -a juicio del investigador- podrían ser utilizados para las rutas turísticas.

Orígenes en el Cretácico. Vidal señala que los procesos geológicos que formaron el valle del Sil se produjeron a partir del Cretácico -en la era de los dinosaurios-, hace unos doscientos millones de años. La Península Ibérica empezaba a emerger del océano y por entonces era una isla, cuyo territorio correspondía aproximadamente al de Galicia y el norte de Portugal.