La peor cara de la carretera N-120

El estado de la carretera en su tramo de Valdeorras, en especial en Rubiá, lleva años levantando las críticas de empresarios y conductores


o barco / la voz

Baches que hacen que los cien kilómetros por hora que permite la carretera se convierta en una trampa para las ruedas y la suspensión de los coches y, especialmente, de los camiones. Con el riesgo de accidente añadido que eso implica. Es lo que se encuentran los conductores que entran en Galicia a través de Valdeorras usando la N-120.

La antigua vía Vigo-Logroño muestra en el tramo del oriente ourensano su peor cara, y la situación ha suscitado las críticas de usuarios, empresarios y políticos. Unas críticas que se han intensificado durante los últimos tiempos después de que el corte del túnel de La Barosa demostrase que no hay alternativa, ya que la N-536 no es apta para el paso de los camiones de gran tonelaje que cada día sacan la pizarra desde Valdeorras para el mundo. Además, hacerlo incrementa los gastos de los transportistas en un 40 %, según los datos del presidente de la patronal, Javier Paradelo. El responsable de la sección de transportes, Felipe Rodríguez, denuncia los gastos extra en reparaciones que el tramo de Biobra supone para los camiones.

Hay un proyecto de mejora, de más de cuatro millones de euros, que lleva años en un cajón del Ministerio de Fomento. De momento no se ha hecho pública una fecha para desempolvarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La peor cara de la carretera N-120