Más rápido que el fuego saltando la hoguera


1 Son innumerables los rituales propios de la noche de San Xoán, pero como sucedía en la celebración celta de este festejo, el Alban Heruin, casi todos giran en torno al fuego. De hecho, esta es la fiesta del fuego por excelencia. El ritual más común consiste en encender una hoguera, cuyo fin -dicen- es dar más fuerza al sol. Tan tradicional como encenderla es saltarla un número de veces que varía en función de la zona. En el monfortino barrio de Os Chaos todavía se celebra el San Xoán. Junto al San Antonio es una de las pocas fiesta de barrio que se conserva. Y también se enciende una hoguera que no pocos se animan a saltar. Pero, como siempre que hay fuego de por medio hay que tener mucho cuidado, medir bien las distancias, calcular el salto y coger impulso. Aunque a veces, pese a que todo esté previsto, las cosas -como le pasó al vecino que sale en las fotografías que abren esta página- no siempre salen bien. Afortunadamente reaccionó a tiempo y todo se quedó en un susto del que ahora se puede reír en compañía de sus amigos.

Música en Milleirós

2 Tampoco faltó la tradicional hoguera en las fiestas de San Xoán, en la parroquia de Milleirós, en Carballedo. La festividad tiene en esta aldea una tradición propia para la noche más corta del año que consiste en ponerse a repicar la campana de la iglesia parroquial llegada la medianoche y en hacerla sonar insistentemente durante un buen rato, lo que supone una dura prueba para los vecinos y para los tímpanos de los encargados de tal labor. Mucho más agradecido resultó escuchar, al día siguiente, la actuación de la Banda de Música de Taboada que a mediodía ofreció un concierto ante un nutrido grupo de vecinos que recordaron con esta actuación a una de las señas de identidad de la parroquia, la ya desaparecida Banda de Milleirós, muy popular en toda la comarca.

Concierto callejero

3 De música saben, y mucho, el grupo de miembros de Tradescola, la escuela de música tradicional que gestiona en Lugo la Asociación de Gaiteiros Galegos, que el fin de semana estuvieron de visita por Chantada. Aprovechando la parada en la terraza de la vinoteca Mar y Bellota, en la calle Leonardo Rodríguez, no dudaron en deleitar a todos los que por allí pasaban con un improvisado concierto callejero.

Fin de curso en la playa

4 Por la calle se dejaban notar ayer muchos de los escolares que ya disfrutan de sus merecidas vacaciones. Aunque el curso no se termina de verdad hasta hoy, que es cuando a muchos de ellos les entregarán las notas. Es el caso de los alumnos de los cuatro cursos de ESO del instituto A Pinguela de Monforte. Aunque ya disfrutaron de un pequeño viaje de fin de curso, no será hasta hoy, a las 11:30, cuando les entreguen las notas y puedan disfrutar definitivamente de las ansiadas las vacaciones de verano. A los que los resultados no les acompañen y tengan que pasar el verano hincando los codos en casa, siempre les quedará pensar en los dos días que pasaron en Vigo, Baiona y Cangas o en el romper de las olas de la paradisíaca playa de las islas Ons, en la que pasaron buena parte del segundo día de viaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Más rápido que el fuego saltando la hoguera