Una coraza de libros para la Muralla

El proyecto Cúmulum consiguió que se hablara de Lugo más que nunca y, diez años después, la fundación que lo impulsó sigue activa y con varias ideas en marcha


Antes de que la Muralla se hiciera famosa por ser el nuevo bien cultural español protegido por la Unesco, hubo algo que la catapultó al estrellato informativo durante varios meses: el proyecto Cúmulum. La coraza de 649.000 libros, que cubrió una estructura metálica con una superficie de 12.000 metros cuadrados desde mayo hasta octubre de 2000, consiguió acaparar la atención de miles de personas en todo el mundo y fue una de las iniciativas que más impulso dio al monumento lucense para que consiguiera la declaración de la Unesco.

Lo que en un principio fue solo una idea original de la artista uruguaya Luz Darriba consiguió con rapidez el respaldo de miles de ciudadanos, de todas las instituciones lucenses, de la Unesco e, incluso, de una fundación constituida en marzo de 2000 con el único objetivo de desarrollar, promocionar y potenciar lo que ya se había convertido en un proyecto en toda regla, la fundación Cúmulum.

Diez años después, la artista Luz Darriba explica que la fundación «lleva desde 2000 trabajando en pro de la cultura de nuestra comunidad», promoviendo diversos proyectos artísticos. A pesar de que el organismo sigue muy vinculado a Lugo -de hecho, el logo muestra parte de la Muralla vista desde arriba- buena parte de estas actividades se han desarrollado en Latinoamérica. Varias exposiciones itinerantes en Uruguay y Argentina o, también, proyectos específicos como el llamado «Señales»: una propuesta para evitar el sexismo en la vía pública, realizada en 200 semáforos del centro de Buenos Aires.

Ahora, señala, está trabajando en otras iniciativas locales e internacionales muy variadas, algunas de las cuales volverán a cruzar el charco. Es el caso de Genéricas, siete artistas españolas, que se inaugurará el Día de la Mujer Trabajadora en la Legislatura de Buenos Aires y que luego se mostrará en Uruguay y Brasil.

Renovación

Aunque Darriba insiste en que la fundación no ha dejado nunca de trabajar, reconoce que en los últimos años se le ha dado un empujón. En 2008, se reestructuró el patronato de la fundación y, según Darriba, se triplicó el número de miembros fundadores.

En la página web (www.cumulum.org) se puede ver que ahora forman parte de la organización representantes de colectivos muy variados: la vicepresidenta del club Emevé, Antonia Iglesias; la periodista y escritora Cristina Soilán; el fotógrafo Alfredo Bongianni; y otros tantos artistas plásticos como Darriba.

Con la renovación del patronato -algunos de los que lo fundaron ya se han desvinculado- se pretende dar un empujón a la fundación y participar en más proyectos con el sello de distintos artistas, tanto en Lugo como en otras ciudades de Galicia o del mundo, como ya se ha hecho hasta ahora en Latinoamérica. «Nunca dejamos de trabajar», concluyó la presidenta del mismo, Luz Darriba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Una coraza de libros para la Muralla