Frank Biro, investigador pediátrico: «No hay que meter envases plásticos en el microondas, aunque sean catalogados como aptos»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

El doctor Frank Biro es médico por la Universidad de Harvard e investigador del Cincinnati Children's Hospital.
El doctor Frank Biro es médico por la Universidad de Harvard e investigador del Cincinnati Children's Hospital. Mrs. Biro

El médico es graduado de Harvard y fue pionero en estudiar las causas detrás del inicio temprano de la pubertad, que están asociadas a la alimentación y los químicos presentes en el ambiente

12 jun 2022 . Actualizado a las 21:05 h.

En pleno siglo XXI, vivimos rodeados de productos químicos y sustancias que hacen que nuestra vida sea más cómoda, más higiénica y más fácil. Incluso, en muchos aspectos, hemos llegado a asociar estos productos con una sensación de lujo o confort: pensemos en un baño de burbujas o una untuosa crema facial con una fragancia agradable, o incluso el suavizante para ropa que echamos en la lavadora y que deja nuestras prendas perfumadas. Todos estos momentos de nuestro día a día (la aplicación de nuestra crema favorita, el lavado de nuestra ropa y hasta la preparación de la cena o el desayuno) están marcados por sustancias que nada tienen de natural y que, aunque parezca que mejoran nuestra vida, podrían estar interfiriendo drásticamente con nuestra salud. Se trata de los disruptores endocrinos: químicos que se encuentran en plásticos, productos cosméticos y alimentos y que, se cree, son en parte responsables de un problema que se ha acelerado en las últimas décadas: la reducción progresiva de la edad de inicio de la pubertad.

El doctor Frank Biro es médico por la Universidad de Harvard, es especialista en medicina pediátrica y adolescente y se dedica desde hace décadas a investigar los factores que impactan en el inicio temprano de la pubertad, un fenómeno que se reportó por primera vez en el año 1997 en Estados Unidos, pero que rápidamente se ha documentado en todo el mundo. A raíz de esto, Biro ha participado en los estudios más reconocidos sobre el tema a nivel mundial, como el del danés Anders Juul. Su labor ha sido premiada por el Cincinnati Children's Hospital. En conversación con La Voz de la Salud, Biro explica todo lo que se sabe a día de hoy sobre los temidos disruptores endocrinos y el inicio temprano de la pubertad.

—Aunque se han hecho varios estudios sobre los disruptores endocrinos, no hay nada concluyente. ¿Qué sabemos con certeza sobre estos químicos?

—Hay cada vez mayor consciencia y preocupación acerca de los químicos que son potenciales disruptores endocrinos (EDCs, por su sigla en inglés). Y hay muchas clases de EDCs. Tengo que decir que nada ha sido probado de manera definitiva en estudios con humanos, porque no sería ético exponer a niños o madres embarazadas a estos químicos de manera intencional solo para ver si tienen o no consecuencias a nivel fisiológico. Pero ha habido múltiples asociaciones y se ha visto el impacto de la exposición a los EDC en diferentes marcadores de la pubertad.

Hemos estudiado los ftalatos, que son sustancias usadas para diferentes propósitos en distintos productos, por ejemplo, como plastificantes. Son lo que hace que los plásticos sean plásticos. Pero también se utilizan como potenciadores para fragancias, como estabilizantes en productos de cuidado personal. Si ves "Fragancia" en la etiqueta de un producto, probablemente sea un ftalato. Pero medir un ftalato es difícil, porque suele haber contaminación en las muestras, dado que estos plastificantes son tan ubicuos. Entonces, miramos metabolizadores de ftalatos. Los miramos en la orina, porque sabemos que eso va a reflejar la exposición durante las últimas 24 o 48 o 72 horas. Pero ¿es esa la exposición relevante? No se sabe.