Todo sobre las infecciones de orina: «Las relaciones sexuales tienen una gran influencia en las cistitis»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La cistitis es la infección que con más frecuencia afecta al aparato urinario.
La cistitis es la infección que con más frecuencia afecta al aparato urinario. La Voz de la Salud | iStock

¿Ayuda el consumo de arándanos?, ¿cómo se puede evitar?, ¿sabías que existe una vacuna?

24 jun 2022 . Actualizado a las 10:51 h.

Ante la primera gota de micción, son varias las cuchillas que acribillan (en el sentido más metafórico) a su huésped. Ardor en la vejiga. Quemazón. Una sensación por la que la orina no acaba de vaciarse, y que hace que la persona que lo sufre vuelva sin control al cuarto de baño.

Quienes lo padecen no encuentran palabras exactas para describirlo, pero cuando llega, lo saben. «Tengo cistitis, y más de una vez he acabado en urgencias», dirán. Tanto que se considera una de las infecciones más frecuentes en el ámbito hospitalario. Según el Centro de Información de Cistitis, «se calcula que casi la mitad de las mujeres padecen episodios a lo largo de su vida. De ellas, un 20 % repite», apunta. 

La cistitis es una infección urinaria que afecta a la vejiga, y que con mayor asiduidad se ceba con el aparato urinario. Hasta aquí, nada nuevo. Sucede más en las mujeres por una razón anatómica: «Tienen el tracto intestinal mucho más cerca del periné, y una uretra mucho más cortita. Eso hace que los microorganismos del tracto digestivo pasen con más facilidad y colonicen la vagina. Si en esta zona no están las defensas que tocan de forma natural, es más probable que los microorganismos asciendan por la uretra, colonicen la vejiga y si se dan las condiciones óptimas, sobrevenga la infección de orina», detalla la doctora Rocío Jiménez, uróloga en la Fundación Puigvert, que añade: «Por otra parte, los varones tienen el periné más alejado, y una uretra mucho más larga. Además, el fluido seminal funciona como un elemento protector. Algo que ellas no tienen», explica la experta. 

A partir de los 50, los casos de cistitis en hombres y mujeres empiezan a igualarse

Eso sí, los hombres tampoco pasan desapercibidos. Es más, a partir de los 50, la cifras entre sexos empiezan a igualarse: «Comienza un crecimiento benigno de la próstata, obviando el tema oncológico. Según cómo vaya aumentando este órgano se puede comportar de forma obstructiva, dificultando la salida de orina y haciendo que, si las bacterias tienen las condiciones idóneas, se convierta en un caldo de cultivo», precisa la profesional de la institución catalana. 

Más allá de la cistitis

La infección de orina puede complicarse. Aunque esto no es lo más frecuente. «Cualquier infección que afecte a la vejiga es potencialmente peligrosa y puede afectar a un órgano nombre. En la mujer podrá atacar a los riñones, lo que se llamará pielonefritis. En los varones, a la próstata (prostatitis), riñones y testículos (orquitis)», precisa la doctora Jiménez.