Hay calificativos que son más específicos que otros. Si me apuran, algunos parecen casi exclusivos. Eso parece ocurrirle a rubio, adjetivo que, una vez desaparecidas las pesetas y estando en vías de extinción los consumidores de tabaco, va a acabar convertido en sustantivo para designar directamente a las personas con el cabello de ese color. El caso es que las personas rubias, concretamente las señoras rubias, y hasta las rubias a secas, han sido protagonistas de varias noticias las pasadas semanas. Para empezar por la cumbre, dando cuenta de la conferencia de mujeres del G20 celebrada hace 15 días en Berlín, eran portada unas fotos con una curiosa ausencia absoluta de morenas, que, aunque no lo parezca, es la versión más frecuente en cabello humano: allí estaban Angela Merkel, Ivanka Trump, Christine Lagarde, Miriam Meckel, Chrystia Freeland y hasta la reina Máxima de los Países Bajos. Al mismo tiempo, otra rubia exhibía contundencia rupturista en campaña por Francia, y, entre nosotros, mientras una madrileña se iba por tercera vez, otra alborotaba al personal con la cita que encabeza la relación, y que sin duda se merece un párrafo.

 La frase está basada en el estereotipo de la rubia tonta, que asume que las mujeres con el pelo de ese color resultan especialmente atractivas, por lo que acaban por confiar más en su aspecto que en su propia inteligencia. Es difícil encontrar el origen de ese cliché, pero parece que ya los griegos y romanos, morenos ellos en general, estaban fascinados por el color del pelo de los celtas y nórdicos, y en consecuencia tanto esclavas como cortesanas trataban de imitarlo con tintes y pelucas. El poeta latino Sexto Propercio (siglo I antes de Cristo) denunció que eran «muchos los males que acechan a la mujer que estúpidamente tiñe su cabello con falso color».

Pero también hay quien quiere explicarlo en clave biológica, pues, dado que muchos niños rubios devienen en adultos morenos, es fácil asociar los cabellos claros con la infancia y la ingenuidad. En cualquier caso, ese estereotipo tuvo su epifanía en el siglo XX, en concreto tras la aparición de la novela cómica Los caballeros las prefieren rubias, escrita por la morena Anita Loos. El libro dio lugar a un musical de Broadway y a una taquillera película donde Marilyn Monroe clava el papel. Otra rubia que contribuyó a popularizar el mito fue la cantante Dolly Parton, uno de cuyos éxitos en estilo country fue precisamente la canción Dumb blonde. Por cierto que esta rubia exuberante fue la inspiración por la que Ian Wilmut puso el nombre a la famosísima oveja Dolly (1996-2003), el primer mamífero clonado a partir del núcleo de una célula mamaria.

Y, hablando de genética, digamos que todo empezó hace unos 11.000 años, durante la última glaciación. Parece que fue entonces cuando tuvo lugar en Europa una mutación sencilla en un gen del cromosoma 12 por la cual disminuían las cantidades de melanina presentes en el cuerpo, dando lugar a individuos con el pelo rubio y la piel y los ojos claros. Esa piel clara se adapta mejor a niveles bajos de radiación solar, como los que hay en el norte de Europa, y optimiza la generación de vitamina D, y esta parece ser la clave para que los rubios sean más abundantes en los países nórdicos.

La realidad actual ya es conocida, pero el caso es que también en el sur, en los países mediterráneos, abundan las rubias. En este caso, el secreto está en el frasco. La solución más popular es el frasco de peróxido de hidrógeno, o agua oxigenada, sustancia descubierta hace ahora dos siglos y que se utiliza en peluquería desde 1867 para decolorar el pelo y convertir morenas en rubias. El peróxido actúa sobre la melanina, descomponiéndola por oxidación. Su empleo supuso un importante avance, pues los productos utilizados anteriormente para teñir dañaban más al pelo y al cuero cabelludo. Desde entonces, la química cosmética ha progresado mucho y hoy vemos habitualmente cabelleras de los colores más insospechados, evidentemente con total independencia del coeficiente intelectual. Por cierto, en Galicia tenemos los porcentajes de rubias naturales más altos de España. Que conste.

 palabras con historia

Cuando te reúnes con hombres y te haces la rubia, pero sin bajar la guardia, consigues muchísimo más

Cristina Cifuentes (1964)

Alta y esbelta me haga Dios, que morena o rubia me haré yo

Refrán español

La mujer misteriosa perfecta ha de ser rubia, sutil y nórdica

Alfred Hitchcock (1899-1980)

Hace falta una morena inteligente para interpretar un papel de rubia tonta

Marilyn Monroe (1926-1962)

Está genial ser rubia. Con bajas expectativas es más fácil impresionar

Pamela Anderson (1967)

Tener dinero es como ser rubia: es más divertido, pero no de vital importancia

Martin Farquhar Tupper (1810-1889)

Falso por natura, cabello negro y la barba rubia

Refrán español

actividades

1. ¿Cuántas personas habrá en el mundo que tengan el mismo número de pelos en la cabeza que tú? ¿Serán del orden de decenas, cientos, miles o incluso más? Para hacer una estimación has de comenzar por calcular cuántos pelos tienes. Mide la superficie de tu cuero cabelludo y luego cuenta los pelos que hay en un centímetro cuadrado de pelo. Suponiendo que esa densidad capilar es constante puedes tener una primera aproximación. Cuando la tengas, compárala con la población mundial y propón una manera de responder a la pregunta inicial.

2. Haz un histograma de frecuencias sobre la longitud de los pelos de la cabeza de una persona.

3. Aquí puedes ver la interpretación que hace Dolly Parton de su tema «Dumb blonde»: https://www.youtube.com/watch?v=lN_VQ8GWEos.

Traduce el principal mensaje de la canción: «Just because I’m blond / don’t think I’m dumb. / ’Cause this dumb blond ain’t nobody’s fool».

4. El color rubio del pelo es un carácter genético recesivo. Explica lo que eso significa. ¿Puede ser que salga rubio un hijo si el padre y la madre son morenos?

5. ¿Qué color de pelo es más frecuente entre las actrices ganadoras de Óscar, el rubio o el moreno? ¿Y entre los actores?

6. En este mapa se reflejan los porcentajes de personas de pelo rubio en Europa. Calcula el correspondiente a tu clase. ¿Coincide con el intervalo que recoge el mapa?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A propósito del cabello rubio