Los talibanes reprimen a tiros las primeras protestas contra su emirato islámico

Mikel ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

Las protestas tuvieron lugar en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, una de las últimas ciudades en caer en manos de los talibanes.
Las protestas tuvieron lugar en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, una de las últimas ciudades en caer en manos de los talibanes. PAJHWOK AFGHAN NEWS | Reuters

El vicepresidente del anterior Gobierno hace un llamamiento a la resistencia armada, en medio de las manifestaciones en defensa de la bandera afgana en varias ciudades

18 ago 2021 . Actualizado a las 21:57 h.

Una cosa es ganar la guerra, otra gobernar Afganistán. Los talibanes comienzan a tener los primeros problemas desde que se hicieron con el poder y tuvieron que sofocar por la fuerza manifestaciones en ciudades como Jalalabad, a 150 kilómetros de la capital. Miles de personas se echaron a las calles para exigir respeto a la bandera de la república islámica, la enseña tricolor del anterior Gobierno y, según los medios locales, al menos tres manifestantes fueron abatidos por disparos de las nuevas fuerzas de seguridad. La prensa también fue objetivo de los islamistas y los periodistas que intentaban grabar imágenes del cambio de bandera fueron golpeados.

En Khost, al sureste del país, también hubo movilizaciones y en las redes sociales se difundieron imágenes en las que se podían ver a cientos de personas en las calles.

El otro punto de oposición a los islamistas llegó desde la provincia del Panjshir, cuna del mítico Ahmed Shah Masud, apodado el León de Panjshir y un auténtico héroe nacional que fue asesinado dos días antes del 11S. En ese valle de difícil acceso el vicepresidente del Gobierno depuesto, Amrullah Saleh, hizo un llamamiento a la resistencia armada y dijo que, tras la huida de Ashraf Ghani, él es el nuevo presidente legítimo de acuerdo con la Constitución.