Una respuesta a la estrategia de Putin

Anne-Marie Slaughter / Heather Ashby

INTERNACIONAL

MABEL RODRÍGUEZ

Rusia usa la venta de armas y el apoyo a gobiernos hostiles para minar a Occidente

01 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En 1965, el punto más álgido de la Guerra Fría, se estrenó la serie de comedia Superagente 86 en la televisión estadounidense (podríamos traducir su nombre en inglés, Get Smart, como «Espabílate»). La popular serie mostraba al incompetente agente Maxwell Smart -quien representaba a la agencia de contraespionaje estadounidense Control- en su lucha contra su archienemigo, una organización llamada KAOS (casi siempre, uno de sus agentes era ruso).

Hoy, según un reciente estudio de Rand, Rusia es «un Estado canalla fuertemente armado, que pretende trastocar un orden internacional cuyo dominio quedó fuera de sus posibilidades». En otras palabras, perdió la capacidad de controlarlo y procura sembrar el caos.

El Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, es consciente de la amenaza rusa. Pero, como muestran los recientes comunicados del G7 y la OTAN, se está centrando principalmente en los ciberataques rusos a objetivos estadounidenses y europeos. Frente a la gran estrategia mundial que implementa Rusia para ampliar su influencia y socavar el orden del mundo liberal, esto no es suficiente.