EE.UU. y Rusia dan los primeros pasos para la apertura del diálogo

Esperanza balaguer NUEVA YORK / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Primera reunión de los ministros de Exteriores estadounidense y ruso, Antony Blinken y Serguéi Lavrov
Primera reunión de los ministros de Exteriores estadounidense y ruso, Antony Blinken y Serguéi Lavrov SIGURJON RAGNAR

Washington renuncia a sancionar a una compañía rusa como primer gesto

21 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de cuatro meses de tensiones de alto voltaje entre la Casa Blanca y el Kremlin, los Gobiernos de Estados Unidos y Rusia han abierto una vía al diálogo para explorar una relación alejada de los sobresaltos. Esa fue la conclusión del primer cara a cara mantenido entre sus titulares de Exteriores, Antony Blinken y Serguéi Lavrov, el miércoles por la noche en Reikiavik.

«Me reuní con el ministro Lavrov para poner a prueba la propuesta de unas relaciones más estables y predecibles con Moscú», escribió Blinken en su cuenta de Twitter. El secretario de Estado estadounidense llegaba con la misión de destensar unas relaciones marcadas por la agresividad desplegada por Joe Biden desde su llegada al poder el pasado 20 de enero y por el desafío lanzado por su homólogo ruso, Vladimir Putin, con la militarización del Ártico.

Para preparar el terreno, la Administración Biden decidió poco antes no imponer sanciones a la compañía Nord Stream 2 AG por la construcción de un gasoducto entre Rusia y Alemania al que Estados Unidos se opone. Una concesión que también responde al deseo de Washington de no enemistarse con Alemania, cuyo Gobierno recibió la noticia con satisfacción. A pesar de la buena sintonía del encuentro, Blinken reiteró el rechazo a las acciones rusas contra Ucrania, al acoso a la prensa extranjera en el país y al encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalni. Todos ellos considerados por Moscú como asuntos internos, donde no quiere la interferencia de Washington. «El secretario Blinken planteó nuestra profunda preocupación por los continuos despliegues militares de Rusia en y cerca de Ucrania», confirmó el Departamento de Estado en un comunicado.

Por su parte, Lavrov calificó de «constructivo» el encuentro de una hora y cuarenta minutos de duración y mostró su deseo de que ambos países puedan superar la «difícil situación» en la que se encuentran sus relaciones.

De Irán a Corea del Norte

No trascendieron acuerdos concretos, pero ambos diplomáticos se mostraron abiertos a hablar sobre preocupaciones compartidas, como el programa nuclear iraní, la situación en Corea del Norte y el futuro de Afganistán, tras la próxima retirada de las tropas estadounidenses. Se esperaba que Lavrov y Blinken hablaran de la posible celebración de una cumbre entre Biden y Putin, que podría tener lugar a mediados de junio en un país europeo, aunque ninguna de las dos partes lo confirmó.

La reunión tuvo lugar en los márgenes de la cumbre del Consejo del Ártico, creado en 1996 y que incluye a los ocho países con territorio soberano en el Círculo Ártico. En su clausura, Lavrov defendió que los países miembros incluyan los asuntos militares en sus conversaciones con el objetivo de relajar tensiones.