El Reino Unido despide a Felipe de Edimburgo en una ceremonia sobria

Juan Francisco Alonso LONDRES / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

El protocolo por el covid impidió que la soberana estuviera con su familia

17 abr 2021 . Actualizado a las 19:57 h.

Felipe Mountbatten, príncipe del Reino Unido y duque de Edimburgo, ya reposa en la bóveda real de la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, junto a numerosos reyes y reinas. Sus restos fueron depositados este sábado, pasadas las 5 de la tarde hora española, en el panteón luego de unas exequias sobrias y discretas, como el desaparecido consorte real deseaba y para las que él escogió desde la música hasta las lecturas.

La pandemia del covid-19 habría facilitado los deseos del esposo de Isabel II de evitar grandes fastos, pues debido a las restricciones aún vigentes están prohibidos los actos de masas y, además, a los servicios como los funerales no pueden asistir más de 30 personas y ellas deben mantener distancia social. Sin embargo, la situación sanitaria también sirvió la mesa para uno de los momentos más conmovedores de los actos: el de la reina, de 94 años de edad, vestida de riguroso luto, sentada frente al ataúd de su marido sin ninguno de sus hijos, nietos ni bisnietos cerca, debido a las medidas.

La imagen se ha vuelto viral en las redes sociales y ha generado un alud de expresiones de simpatía no solo hacia la soberana, sino también hacia las más de 150.000 familias británicas que perdieron un ser querido por culpa del coronavirus y muchas de las cuales no pudieron darle el adiós que deseaban. «La reina sola en la iglesia, tan vulnerable», escribió Becky Bex en Twitter, mientras que otro usuario de la red social escribió: «Nadie debería estar solo en el funeral de un ser querido. Mis recuerdos para todos quienes han tenido que vivir esta experiencia. Esta imagen será recordada por siempre».