Estados Unidos: «heavy metal» para ganar las elecciones

Los votantes de los estados bisagra prefieren a Metallica, AC/DC o Guns N? Roses

Los votantes son fieles a grupos como Guns N’ Roses, según un estudio.
Los votantes son fieles a grupos como Guns N’ Roses, según un estudio. WIZINK CENTER

Nueva York

Si Donald Trump quiere mantener la presidencia en el 2020, debería hacer sonar heavy metal en sus discursos de campaña. Las canciones de grupos como Metallica, AC/DC y Guns N’ Roses son las preferidas de los votantes que apoyaron a Barack Obama en el 2012, pero que optaron por el candidato republicano en el 2016. 

Esta es la conclusión que arroja un estudio elaborado por la plataforma online de venta de entradas Vivid Seats, publicado por la revista The Economist, que revela la relación entre los gustos musicales de los estadounidenses y sus preferencias políticas. 

Los votantes de los llamados swing states, estados bisagra, que no tienen un candidato claro y que dieron la victoria al magnate neoyorquino sobre Hillary Clinton, cambiaron de tendencia política, pero no de gustos musicales. El rock duro sigue siendo el preferido de los habitantes de los estados del noreste y medio oeste americano, como Misuri, Illinois, Indiana o Míchigan, protagonistas de la sorpresa electoral. 

Aunque los roqueros tiendan a inclinarse por las ideas de izquierdas -el líder de Guns N’ Roses, Alex Rose, es uno de los principales azotes del presidente a través de Twitter-, los votantes siguen fieles a la nostalgia de los clásicos. «Las elecciones presidenciales son similares a asistir a un concierto de Metallica», explica el crítico musical Drew Millard en la revista The Outline. Se refiere a que estas bandas de música ya no son nichos para los más duros, sino clásicos de la cultura popular que no responden a los mecanismos de la polarización.

«La gente cambió de voto por lo que consideraba mala política, pero acepta que las personas que producen el arte que consumen crean en cosas diferentes a las suyas», puntualiza Millard.  Es el caso del cantante y actor Kid Rock o el rapero Kayne West, que mantienen su popularidad a pesar de mostrar su apoyo incondicional a Trump. 

Lo mismo sucede con el género pop. Los artistas más vendidos, como Taylor Swift, Harry Styles o Selena Gómez, gustan tanto en los estados republicanos de Arizona y Utah como en los demócratas de California o Nueva York.

El estudio deja claro que las listas de música de las plataformas de streaming contienen mucha información sobre la demografía y las preferencias políticas. La polarización se refleja en el elevado gusto por la música folk y country en los estados republicanos de Texas, Nebraska, Minnesota, Iowa y Wisconsin. Mientras que entre la mayoría demócrata de las grandes ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Chicago o Houston triunfa el hip-hop. Sobre todo, en los barrios afroamericanos.

Música latina

La música latina tiene un público muy determinado y mezclado. Se escucha en California, el estado demócrata con mayor número de latinos -14,4 millones-; en el republicano Texas, donde viven 9,8 millones; y en el siempre disputado Florida, que se encuentra en tercer lugar con 4,4 millones de latinos y que en el 2016 se decantó por Trump. 

Hay tres puntos de la geografía estadounidense que, sin duda, destacan por escuchar a artistas como Marc Anthony, Bad Bunny o Rosalía. Estos son Miami (Florida), la ciudad fronteriza de El Paso (Texas) y el barrio del Bronx (Nueva York). En los dos primeros ganó Clinton con diferencia sobre Trump, pero el conjunto de los estados fueron republicanos. «Si los votantes indecisos también están indecisos sobre qué tipo de música les gusta, tal vez la izquierda haría bien en alinearse con los músicos más genéricos posibles», aconseja el crítico. Sin olvidar que la balanza la inclinan los amantes del metal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Estados Unidos: «heavy metal» para ganar las elecciones