Todos atentos al reloj


Una vez más se constata que en el parlamento británico solo existe una certidumbre cuando se trata del brexit: la dilación. Esa es la única cosa que reúne suficientes apoyos, porque suma las voluntades de grupos que, por sí solos, no tienen mayoría: el de los que no quieren que haya brexit, el de los que quieren que el brexit sea radical, el de los que odian a Boris Johnson, el de los que quieren la independencia de Escocia y el de los que no saben lo que quieren. Esa mayoría miscelánea fue la que ayer aprobó una enmienda propuesta por sir Oliver Letwin que, en la práctica, hacía imposible votar el acuerdo al que ha llegado el Gobierno con la UE y que, mientras tanto, obliga a Boris Johnson a pedir una nueva prórroga a Bruselas.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Todos atentos al reloj