El auge de la ultraderecha dispara la violencia xenófoba en Alemania

La cifra de refugiados baja mientras los delitos crecen un 20 %

Manifestación contra el racismo en Berlín en agosto del 2018, tras un ataque de tintes xenófobos
Manifestación contra el racismo en Berlín en agosto del 2018, tras un ataque de tintes xenófobos

berlín / e. la voz

Alemania debe estar «preocupada y atenta». Con este inquietante mensaje se refirió el ministro germano del Interior, el socialcristiano Horst Seehofer, al último informe anual sobre criminalidad en el país que fue presentado ayer. Y es que, a pesar de que la cifra de refugiados que llegan a la potencia europea no deja de reducirse, el número de ataques xenófobos repuntó en el 2018 un 19,7 % y alcanzó los 7.701.

El mismo aumento registraron las agresiones con trasfondo antisemita, que se situaron en 1.799, y que fueron perpetradas en un 89,1 % de las ocasiones por ultraderechistas. Porcentajes que no pasó por alto el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, durante la inauguración de una red europea contra el odio hacia los judíos, «un producto que Alemania jamás ha importado», admitió.

Precisamente ayer, Angela Merkel llamó a combatir la xenofobia y defender la Ley Fundamental alemana, que nació como instrumento provisional antes de la reunificación y el próximo 23 de mayo celebra su setenta aniversario. «Todos tenemos la obligación y la responsabilidad de defender los valores y derechos fundamentales, sobre todo cuando tenemos que enfrentarnos al racismo y al antisemitismo, al odio y a la violencia, y con todos los medios que el Estado de Derecho pone a nuestra disposición», apeló la canciller.

Al mismo tiempo, la jefa del Gobierno de gran coalición subrayó que la Constitución alemana ha demostrado ser un «programa para la cohesión de una sociedad plural». No obstante, los últimos datos recopilados por el Ministerio del Interior y la Oficina Federal de Investigaciones criminales vuelven a demostrar que no todos en el país piensan como Merkel.

El ministro del Interior asegura que el país debe estar «preocupado y atento» La buena noticia es que los delitos por motivos políticos en general se redujeron en un 0,4 % hasta los 36.062. Según explicó Seehofer, más de 20.000 de ellos fueron obra de la ultraderecha. Los incidentes provocados por extremistas de izquierda, un total de 7.961, disminuyeron de forma considerable en un 18,4 %, más de la mitad de ellos dirigidos contra la policía.

También cayeron los crímenes cometidos por islamistas radicales, algo que, según el Ejecutivo germano, podría estar relacionado con la pérdida de poder del grupo terrorista Estado Islámico en Siria e Irak; así como los ataques islamófobos, que pasaron de 1.075 en el 2017 a 910.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El auge de la ultraderecha dispara la violencia xenófoba en Alemania