Assange teme una larga pena en EE.UU. mientras Suecia estudia reabrir su caso

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Varias personas se manifiestan en apoyo del líder de Wikileaks, detenido en la embajada de Ecuador en Londres
Varias personas se manifiestan en apoyo del líder de Wikileaks, detenido en la embajada de Ecuador en Londres JAMES ROSS | EFE

Corbyn reclama a May que no acceda a la extradición que solicita Washington

13 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La detención de Julian Assange el jueves en la Embajada de Ecuador en Londres, donde llevaba siete años asilado, ha llevado a la Justicia sueca a poner de nuevo el foco en el procedimiento contra él por presuntos delitos sexuales, una iniciativa que, según los abogados del fundador de Wikileaks, tiene pocos visos de prosperar. Lo que sí temen en su círculo es que su extradición a EE.UU. pueda exponerlo a una condena de décadas de cárcel y no de un máximo de cinco años, como adelantó el Departamento de Justicia estadounidense que le correspondería por los cargos que le imputa.

«Creemos que la acusación que se ha presentado con la solicitud de extradición es solo una parte de la historia. Vendrán más, se agregarán más cargos», declaró a los medios el director de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson.

Contra la extradición también se ha pronunciado el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, aunque su postura no es unánime en la formación. «El Gobierno británico debería oponerse a la extradición de Julian Assange a EE.UU. por revelar pruebas de las atrocidades en Irak y Afganistán», escribió Corbyn en Twitter. Un sector del partido considera, sin embargo, que no deben minimizarse las acusaciones de la Fiscalía sueca contra Assange, que fueron las que motivaron inicialmente la persecución penal.