Sintonía entre May y Corbyn en su primera cita

Los conservadores bullen por el cambio de dirección de su líder y al laborista los suyos le observan con sospecha

Corbyn es rodeado por la prensa tras su reunión con May
Corbyn es rodeado por la prensa tras su reunión con May

Londres / Colpisa

La primera reunión entre Theresa May y Jeremy Corbyn fue «constructiva» y concluyó con la creación de un equipo técnico que desbrozará la negociación antes del encuentro de los líderes y de sus asesores, que se podría celebrar hoy. La búsqueda de consenso con la oposición ha creado gran revuelo en el Partido Conservador. May y Corbyn enunciaron antes de la cita cuáles son sus objetivos. Para la primera ministra, un acuerdo con la oposición laborista es posible porque (a diferencia de los independentistas escoceses, los liberal-demócratas y otros grupos) están comprometidos en su programa electoral con el cumplimiento del resultado del referendo del 2016.

Corbyn señaló que en su negociación con May su intención es defender la propuesta de su partido de establecer una unión aduanera permanente, mantener alineamiento con regulaciones del mercado común y también con normas sobre derechos de consumidores y de empleados, más la cooperación en seguridad y en agencias europeas que el Gobierno también desea.

Las diferencias entre las dos partes no son insalvables. Políticos irlandeses ya predecían en el 2016 que la solución británica al brexit sería una unión aduanera con otro nombre. Para la líder tory firmar un plan que incluya una unión aduanera permanente, como la propuesta por los laboristas, crearía graves problemas por la renuncia a negociar tratados comerciales como país independiente. Corbyn ha de obtener esa concesión porque es lo requerido por los jefes sindicales. Entre sus objetivos no ha incluido un segundo referendo o unas elecciones generales. El cálculo con respecto a los comicios quizás es compartido con los tories que creen que un acuerdo con unión aduanera dejaría a May sin capacidad de gobernar. 

Las primeras consecuencias de su invitación a Corbyn para encontrar un plan conjunto que concluya la primera fase del brexit fueron un ascenso de la libra y la trigésimo quinta dimisión en el Gobierno. La libra ascendió y descendió ayer con respecto al euro, pero la curva de las dimisiones, que ha batido todos los récords, añadió, la 36, a un oscuro secretario de Estado. Nigel Adams. El dimitido salió de su oscuridad con una actuación cómica en la sesión de preguntas a la primera ministra. Tras recordar que representa a la población de Selby y que allí la mayoría votó por el brexit, preguntó a May, tras lograr con su pausa dramática el silencio de la Cámara, hasta cuándo Selby tiene que aguantar una estación sin acceso para discapacitados. Fue el momento jocoso de una sesión con despliegue de rabia conservadora. Julian Lewis, que ha votado siempre contra el acuerdo de salida, reprochó a May que en el pasado decía que «una marcha sin acuerdo es mejor que un mal acuerdo» pero ahora «se acerca a diputados laboristas» para bloquear una salida sin acuerdo. 

Nueva votación

La Cámara de los Comunes avanzó en la tramitación de una ley que obligaría al Gobierno a solicitar una prórroga la próxima semana si no hay acuerdo antes del día 10. El inicio de la tramitación fue aprobado por 312 votos contra 311. Una enmienda que proponía nuevas votaciones indicativas el lunes para buscar un consenso deparó un 310-310, el primer empate desde 1993, anulando la propuesta.

Juncker se ciñe al calendario del «brexit»

Salvador Arroyo
Juncker y el negociador del «brexit», Michel Barnier, durante su comparecencia ante la Eurocámara
Juncker y el negociador del «brexit», Michel Barnier, durante su comparecencia ante la Eurocámara

Condiciona la prórroga corta a que Westminster valide el acuerdo antes del día 12

Ni un solo desliz, ni una señal tenue que Londres pudiera leer en interés propio. Nada. El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, dejó ayer claro a Theresa May el calendario y las condiciones acordadas por los Veintisiete en la última cumbre europea. Y eso, traducido, significa que el 12 de abril se mantiene como la fecha límite para que el Reino Unido evite un divorcio sin acuerdo. Y que la pretendida nueva prórroga «lo más corta posible» que volverá a pedir la premier británica no excederá en ningún caso del 22 de mayo y siempre estará supeditada a que mucho antes, en los próximos nueve días, la Cámara de los Comunes apruebe el acuerdo de retirada que ha tumbado ya en tres ocasiones. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sintonía entre May y Corbyn en su primera cita