Sintonía entre May y Corbyn en su primera cita

Íñigo Gurruchaga LONDRES / COLPISA

INTERNACIONAL

Corbyn es rodeado por la prensa tras su reunión con May
Corbyn es rodeado por la prensa tras su reunión con May David Mirzoeff | Europa Press

Los conservadores bullen por el cambio de dirección de su líder y al laborista los suyos le observan con sospecha

04 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La primera reunión entre Theresa May y Jeremy Corbyn fue «constructiva» y concluyó con la creación de un equipo técnico que desbrozará la negociación antes del encuentro de los líderes y de sus asesores, que se podría celebrar hoy. La búsqueda de consenso con la oposición ha creado gran revuelo en el Partido Conservador. May y Corbyn enunciaron antes de la cita cuáles son sus objetivos. Para la primera ministra, un acuerdo con la oposición laborista es posible porque (a diferencia de los independentistas escoceses, los liberal-demócratas y otros grupos) están comprometidos en su programa electoral con el cumplimiento del resultado del referendo del 2016.

Corbyn señaló que en su negociación con May su intención es defender la propuesta de su partido de establecer una unión aduanera permanente, mantener alineamiento con regulaciones del mercado común y también con normas sobre derechos de consumidores y de empleados, más la cooperación en seguridad y en agencias europeas que el Gobierno también desea.

Las diferencias entre las dos partes no son insalvables. Políticos irlandeses ya predecían en el 2016 que la solución británica al brexit sería una unión aduanera con otro nombre. Para la líder tory firmar un plan que incluya una unión aduanera permanente, como la propuesta por los laboristas, crearía graves problemas por la renuncia a negociar tratados comerciales como país independiente. Corbyn ha de obtener esa concesión porque es lo requerido por los jefes sindicales. Entre sus objetivos no ha incluido un segundo referendo o unas elecciones generales. El cálculo con respecto a los comicios quizás es compartido con los tories que creen que un acuerdo con unión aduanera dejaría a May sin capacidad de gobernar.