Londres / E. La Voz

Como si de una catástrofe natural se tratase, cientos de británicos se han lanzado a hacer acopio de alimentos ante la posibilidad de un divorcio sin acuerdo. El miedo al desabastecimiento a partir del 29 de marzo ha llevado a los británicos a comprar kits de supervivencia para hacer frente a un brexit sin acuerdo. El paquete, bautizado como brexit box, está siendo comercializado por una empresa de Leeds, Emergency Food Storage, especializada desde hace años en la venta de provisiones para situaciones de emergencia. Su director, James Blake, asegura que los pedidos van en aumento a medida que la fecha de salida se aproxima y la posibilidad de un acuerdo entre Londres y Bruselas se complica.

«La gente está cada vez más preocupada ante la previsión de que saldremos de la UE sin acuerdo y de que habrá problemas de abastecimiento en los supermercados. Nosotros queremos ayudarles a afrontar ese escenario de la mejor forma posible», asegura Blake. El precio de las cajas oscila entre las 295 y las 595 libras. Las más baratas incluyen hasta 96 raciones de comida entre pastas, pollo y guisos de carne, así como filtros de agua y geles combustibles para hacer fuego.

La incertidumbre sobre el brexit también ha cambiado las rutinas para hacer la compra. Sasha, manager de una tienda de la cadena alemana Aldi en el sur de Londres, asegura que las ventas de conservas han aumentado desde noviembre. «Se ha notado bastante en las latas de atún y sardinas, y, hasta donde yo sé, está pasando lo mismo en otras tiendas de Londres», asegura.

No solo en las casas se comienza a hacer acopio de comida, también en los cuarteles. De acuerdo con la cadena Sky News, el Ejército habría gastado 23 millones de libras en la compra de alimentos, combustible y munición para evitar cualquier problema de abastecimiento de las tropas en la isla y las bases dispersas por el continente, como Gibraltar.

Importaciones

Actualmente, el Reino Unido importa de la UE el 30 % de la comida que consume, según datos del Gobierno. En marzo, el porcentaje alcanzará el 90 % en el caso de algunos productos de temporada, como la lechuga o el tomate, según pronostican las cadenas de supermercados.

Restablecer controles fronterizos en los puertos de Calais y Dover, la principal ruta de comercio entre la isla y el continente, amenazaría con colapsar el paso de mercancías desde Europa.

El ministro de Transporte británico, Chris Grayling,ya advirtió en diciembre de que, en caso de establecer controles en la frontera, el tráfico marítimo en el estrecho de Calais se podría reducir un 87 % como consecuencia de las retenciones en las aduanas.

Aunque lejos de convertirse en histeria colectiva, el temor a problemas con los suministros está cada día mas presente en la calle. Las portadas de los periódicos británicos amanecieron esta semana con la advertencia de algunas de las principales cadenas de supermercados de los problemas que un no deal causaría.

«Se pondría en riesgo la oferta y calidad de la comida y subirán inevitablemente los precios de los alimentos por culpa de un transporte más caro, una devaluación de la libra y nuevas tarifas a la importación», aseguraron en un carta al Gobierno firmas de supermercados como Sainsbury’s, Waitrose o M&S.

Las industria alimentaria ya había alzado la voz en verano contra los llamamientos del Ejecutivo de May para contribuir a hacer acopio de alimentos, alertando de que no tienen capacidad de almacenamiento ya que su modelo de negocio se basa en la compra y venta rápida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

El «brexit box», un kit de supervivencia