Juan Guaidó, el discípulo aventajado de Leopoldo López

Forma parte de los jóvenes políticos que el 2007 propinaron la única derrota sufrida por Hugo Chávez

Juan Guaidó, durante su jura como presidente interino de Venezuela
Juan Guaidó, durante su jura como presidente interino de Venezuela

Caracas / corresponsal

Minutos después de juramentarse en una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerden en Caracas, corrió el rumor de que Juan Guaidó había pedido asilo en la Embajada de Colombia. Aunque la versión fue inmediatamente desmentida por Freddy Guevara, colega parlamentario que se encuentra asilado en la Embajada de Chile, ya la desazón había cundido entre la masa opositora. No era para menos: el joven ingeniero de 35 años, de extracción popular, que estudió gracias a una beca en una de las universidades más elitistas de Caracas y que es el presidente más joven que ha tenido nunca la Asamblea Nacional, ha recuperado el fervor popular hacia la oposición, después del desencanto que trajo que los cuatro meses de protestas (con 140 muertos) no lograran desalojar a Maduro del poder en el 2017.

Guaidó, nacido en La Guaira en 1983, sobrevivió cuando era un quinceañero a la tragedia de Vargas (el peor desastre natural de la historia de América Latina, con más de 30.000 muertos). Tiene «gusto por las dificultades», señala un diputado que lo conoce bien.

El lugar en el que lo ha colocado la atribulada historia venezolana estaba en principio destinado a Guevara, pero este tuvo que asilarse en el 2017, cuando Maduro lo amenazó con la cárcel por dirigir las protestas opositoras. Guevara era el jefe de la fracción parlamentaria de Voluntad Popular, partido de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática al que le correspondía ocupar este año la presidencia del Parlamento. Los dos son los discípulos más aventajados de Leopoldo López, preso desde el 2014. De hecho, muchos de los pasos que está dando Guaidó son orientados directamente, o a través de terceros, por López, que cumple arresto domiciliario desde julio pasado. 

La generación del 2007

Ambos, Guaidó y Guevara, forman parte de la llamada generación del 2007, jóvenes que desde las universidades propinaron a Hugo Chávez su única derrota política: perdió la reforma constitucional con la que impondría definitivamente un régimen de partido único, lo mismo que pretende hacer ahora Maduro, pero sin apoyo popular. La mayoría de ellos entraron en la política en la oposición, pero hoy casi todos están presos, como Juan Requesens, o en el exilio, como José Manuel Olivares. A diferencia de Guevara, Guaidó no es un orador aventajado, pero con su sencillez, su parecido físico con Barack Obama (con quien suele ser comparado) y el hecho de haber nacido el mismo día que Chávez, el 28 de julio, ha pasado, en apenas tres semanas, de parlamentario al líder con el que los presidentes del mundo han hablado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Juan Guaidó, el discípulo aventajado de Leopoldo López