La Unión Europea se mantiene en guardia


Bruselas / colpisa

Expectante ante el próximo movimiento de Londres; en guardia ante el peor de los escenarios posibles; y dispuesta a parar el reloj para reconducir la situación. Todas estas señales se combinan en Bruselas desde la noche del martes, cuando el Parlamento británico tumbó los acuerdos del brexit que permitirían la salida ordenada del Reino Unido a partir del 29 de marzo. Y todas estas señales continúan latentes después de que Theresa May sobreviviera el miércoles a la moción de censura. Ahora se la espera aquí.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, «estará disponible» hoy y mañana en la capital belga para entrevistarse con la premier británica, reforzaba en una comparecencia desde la sede del Ejecutivo comunitario su portavoz jefe Margaritis Schinas. Disposición a hablar pero, insistió, no a renegociar el Acuerdo de Retirada de 585 páginas sobre el divorcio. El Consejo Europeo «dijo en diciembre que el Acuerdo de Retirada, y repito, el acuerdo de retirada, acordado por los 27 y el Reino Unido, no está abierto para una renegociación». Ese apostille de Schinas -el «repito, el acuerdo de retirada»- permitía interpretar que una de las herramientas susceptibles de incorporar cambios es la declaración política sobre el futuro vínculo que tendría la UE.

La lectura no es especulativa. Apenas unas horas antes, el negociador comunitario Michel Barnier, había deslizado en Estrasburgo esta posibilidad. La condicionó, eso sí, a un cambio de actitud en la otra parte, a que Londres abandone «sus líneas rojas, para ser más ambicioso e ir más allá de un simple acuerdo de libre comercio. La UE estaría lista para apoyar de inmediato esta evolución y responder favorablemente», agregó.

Angela Merkel se mostró ayer decepcionada por el resultado de la votación del martes y reclamó al Gobierno de May que defina lo pasos a seguir para la salida de la UE. «Queremos minimizar el daño al máximo. Por eso debemos seguir intentando encontrar una solución ordenada», dijo, si bien afirmó que Berlín está listo para que no se produzca una marcha consensuada. Para Emmanuel Macron, al Reino Unido le quedan tres opciones: renegociar su futura relación con la UE sin período de transición, mejorar el acuerdo con Europa para volver a pasarlo por los Comunes -algo que ve poco factible-, o que desde Londres intenten retrasar la marcha. «La presión está del lado de los británicos», subrayó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Unión Europea se mantiene en guardia