Las fotos del poder

.

La fotografía vive del encuadre. El encuadre es punto de vista y, muchas más veces de las que nos gustaría, opinión. Las tres fotos de esta página cuentan el mismo momento de la reunión del G 7 y las tres fueron distribuidas por tres equipos distintos: el de Merkel, el de Macron y el de Trump. Solo una de ellas es, objetivamente, una buena foto. La hizo Jesco Denzel, fotógrafo de la cancillería alemana y, como buen cortesano, su ojo trabaja para Merkel. Compositivamente es perfecta. Como una lección de anatomía de Rembrandt. La diagonal que cruza la foto de arriba abajo coloca a Trump en desventaja. Está bien iluminada y bien editada. Hay tensión en Merkel y displicencia en Trump. Las otras dos fotos parecen contrarrestar esta imagen pero lo hacen con torpeza. En la primera es Macron el protagonista y una oportuna nuca eclipsa burdamente el rostro de Merkel. En la otra es Trump el que absorbe, como un sumidero visual, toda la atención. Detrás Trudeau le ríe la gracia, como el amigo sano y educado del norte. Son fotos de gabinete. Las tres sirven lealmente al poder. A poderes distintos. Pero incluso para estos menesteres es necesario el talento. El talento atenúa un poco el tufillo abyecto de la propaganda.

.
.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Las fotos del poder