Raúl Castro entrega la presidencia de Cuba, pero se quedará con el poder

héctor estepa BOGOTÁ / LA VOZ

INTERNACIONAL

Mantendrá la jefatura del Partido Comunista y su ascendiente sobre el Ejército

15 abr 2018 . Actualizado a las 08:03 h.

Cuba se prepara para el relevo generacional de sus líderes, un proceso que llevará tiempo pero cuyo pistoletazo de salida sonará el próximo jueves, cuando Raúl Castro ceda su puesto como presidente del Consejo de Estado y de Ministros, máximo órgano del Gobierno. La fecha está marcada en rojo en los calendarios de los dirigentes de la isla porque será la primera vez en décadas que un Castro no sea presidente.

«No voy a llegar a tatarabuelo porque se cansarían los cubanos de mí», dijo Castro en el 2015 cuando reiteró su decisión de no presentarse a un tercer mandato, tras haber sustituido en el 2006 a su hermano Fidel como presidente interino y haber dirigido al país durante dos legislaturas, que en Cuba duran cinco años. Pese a su retirada Raúl mantendrá su puesto como primer secretario del todopoderoso Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), el organismo que, según la Constitución de la isla, orienta y rige los destinos del país. Es decir, que continuará como la persona más poderosa de Cuba al menos hasta el 2021.

Será, eso sí, la primera vez que el presidente del país y el primer secretario del partido no son la misma persona.