Ignacio Echeverría, el «héroe del monopatín»

Nacido en Ferrol en 1978, el gallego fallecido en el atentado de Londres era un «chico tranquilo, muy estudioso y deportista»


La valentía de Ignacio no ha pasado desapercibida para nadie. Desde que se hizo pública su desaparición, los mensajes de apoyo y cariño han inundado las redes sociales. Muchos porque coincidieron con él en algún momento de su vida, pero la gran mayoría son anónimos que quieren resaltar la valentía y generosidad de este gallego, que ya ha sido bautizado como el héroe del monopatín.

Ignacio Echevarría nació en Ferrol en 1978 por circunstancias de la vida. Su padre, Joaquín, un asturiano ingeniero de Endesa, estaba desplazado en la central térmica As Pontes. Aquí vivió hasta los 9 años cuando regresaron a Madrid, donde residió la mayor parte de su vida. En la capital se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, después de pasar un año en Francia, en la Universidad de la Universidad de la Sorbona en París. Estuvo trabajando como abogado de banca en varias entidades hasta julio del 2015, pocos meses antes de hacer las maletas y mudarse a Londres, donde residía su hermana Isabel.

En febrero del año pasado comenzó a trabajar en el HSBC, tal y como relató su padre a este periódico el pasado lunes. Los que lo conocieron destacan que era un «chico tranquilo, muy estudioso y deportista». Tenía una gran afición, el monopatín. Sus vecinos de As Pontes ya lo recuerdan con el patinete en la mano, la misma y última escena que recuerda Guillermo, el joven con el que regresaba de patinar el pasado sábado cuando se produjeron los ataques.  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Ignacio Echeverría, el «héroe del monopatín»