Terrorismo homófobo


A muchos no les gustan, otros directamente los odian, a la mayoría les resultan indiferentes o, en el mejor de los casos, les hacen gracia, pero, en todo caso, son un grupo que sufre discriminaciones y ataques de manera constante, a veces de manera tan brutal como la de este domingo en Orlando. Eso es lo que les sucede a los que son diferentes.

Los que tenemos amigos LGBT y nos sentimos felices porque nos enriquecen como personas y nos hacen mejores como seres humanos no podemos sino lamentar el asesinato a sangre fría de 50 personas en la discoteca Pulse. Los que despreciamos el fanatismo, el radicalismo y la violencia no podemos sino sentir luto en nuestro corazón cada vez que un desarraigado empuña un arma y se dedica a matar inocentes, ya sea en Estados Unidos, Bagdad, París o Tel Aviv.

Los que creemos que el acceso a las armas con el amparo legal de un precepto constitucional obsoleto facilita la comisión de todo tipo de crímenes a desalmados y enfermos no podemos por menos que sentir indignación ante aquellos que defienden su adquisición en aras a la defensa personal.

APero en el caso de Orlando confluyen muchas más cuestiones que las de la homofobia, el desarraigo de un estadounidense de origen afgano y fe musulmana, el uso indiscriminado de armas de fuego o el proselitismo fanatizador de grupos terroristas islamistas.

Y es que no es casualidad que, en las dos últimas semanas, se estén desarrollando campañas simultáneas contra el Estado Islámico en sus bastiones de Faluya en Irak, Raqa en Siria y Sirte en Libia. Conscientes de que ha comenzado su declive y posible desaparición, los terroristas intentan llevar a cabo más actuaciones brutales en lugares muy concurridos con objetivos especialmente repulsivos para ellos, como es el colectivo LGBT. Muertes inútiles en una guerra absurda que iniciaron ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Terrorismo homófobo