En Florencia, la riqueza es «genética»

María Signo ROMA

INTERNACIONAL

TONY GENTILE | Reuters

Los descendientes de las fortunas del siglo XV siguen boyantes

30 may 2016 . Actualizado a las 07:29 h.

Medici, Pazzi, Giacomini, Bardi, Perucci... son algunos de los apellidos que encontramos en la historia de Florencia. Corresponden a antiguas familias que ahora descubrimos que han conservado su poder económico a lo largo de generaciones hasta llegar a nuestros días. Es la conclusión que se desprende del estudio In saecula saeculorum, realizado por dos economistas del Banco de Italia, Guglielmo Barone y Sauro Mocetti, cruzando los datos del censo de 1427 con la declaración de la renta del 2011 de los actuales habitantes de la ciudad de la Señoría.

Según los datos del análisis, poco ha cambiado en Florencia en los últimos seis siglos. Quienes en aquella época pertenecían a las familias más ricas y poderosas, continúan hoy estando entre los más pudientes de la ciudad. Y no solo eso, también han encontrado una correlación entre las condiciones de trabajo de las familias florentinas de 1427 y las actuales. Es decir personas con la misma ocupación que ya tenían sus antepasados, como si en 25 generaciones nada hubiese cambiado.

Barone y Mocetti han analizado los datos de los casi 10.000 cabezas de familia censados en 1427 en los que figura la riqueza, la ocupación y el rédito del trabajo. Así, aparece como el más rico de la época Palla Nofri Strozzi, seguido de Francesco Simone Tornabuoni. Hoy, la lista está formada por los descendientes de los miembros más preparados de las corporaciones de entonces, sobre todo de los zapateros, los productores de seda y los juristas. Son familias que se enriquecieron con el trabajo y no de origen noble que hayan conservado un gran patrimonio inmobiliario.