¿Cuáles son las intenciones de Putin en Siria?

Rusia siguen siendo junto con Irán los principales aliados de Damasco, pero queda en evidencia que los intereses rusos y sirios no son los mismos


Redacción / La Voz

Rusia recibió ayer con todos los honores a los primeros pilotos replegados de Siria por orden de su presidente. El sentimiento de la mayoría de los rusos es que sus soldados regresan a casa como vencedores, alejando el temor a que se repitiera la derrota en Afganistán en 1989. Pero la gran pregunta es porqué Putin ha optado ahora por la retirada y cuáles son sus verdaderas intenciones.

¿Es una retirada o un repliegue táctico?

Putin no ha dejado de sorprender con sus agresivos y sorpresivos movimientos en Siria. La retirada sigue ese mismo patrón, aunque algunos analistas no descartan que contará con algún complejo acuerdo con EE.UU. Una vez más el exespía del KGB ha elegido el momento preciso: la semana en que se cumple cinco años de guerra y se reanuda del proceso de paz en Ginebra. Asegura que el Ejército ruso ha cumplido su misión y que es la hora de la política. Eso no significa que vaya a disminuir su lucha contra «objetivos terroristas», sino todo lo contrario -ayer mismo atacó al Estado Islámico en Palmira-, ni que abandone Siria: deja 800 soldados y la mayor parte de sus cazas y armamento, como los misiles antiaéreos S-400. La retirada podría revertirse si fuera necesario.

¿Ha logrado sus objetivos?

En seis meses de intervención ha cumplido sus objetivos: el régimen sirio está en una posición fuerte tras recuperar el terreno perdido y Putin ha proyectado una imagen de socio internacional imprescindible, tras el intento de defenestrarlo por su papel en el conflicto ucraniano. La imagen que deja entre los rusos es que la intervención en Siria es una victoria (sus medios de propaganda así lo han vendido) y evita enfangarse en un segundo Afganistán. Rusia nunca pretendió liberar de insurgentes toda Siria, una tarea que entrañaba el riesgo de que se viera empantanada en una guerra sin fin. Además está el factor económico. Según la prensa rusa, la campaña militar ha costado unos 3 millones de dólares al día. Suma nada desdeñable para un país en recesión y con los precios del petróleo en caída libre.

¿Dejará ahora Putin caer a Bachar al Asad?

Rusia siguen siendo junto con Irán los principales aliados de Damasco, pero queda en evidencia que los intereses rusos y sirios no son los mismos. Moscú envía un mensaje de presión a Al Asad para que se apreste a negociar. Y no descarta nada. Siempre se ha barajado que podría dejar caer a su aliado si sus intereses en Oriente Medio quedan cubiertos.

¿Hay más opciones para una solución política?

La oposición siria reconoció ayer que el repliegue ruso puede contribuir a poner fin a la guerra y terminar con la «dictadura» de Al Asad. Damasco hace oídos sordos a discutir el futuro del presidente, mientras el negociador de la ONU, Staffan de Mistura, amparado por EE.UU. y Rusia, quiere cerrar los temas más espinosos. Pero el proceso será largo y tampoco se descarta la reanudación del conflicto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Cuáles son las intenciones de Putin en Siria?