Y Wembley cantó «La marsellesa»

Rita Álvarez Tudela LONDRES

INTERNACIONAL

El Inglaterra-Francia se convirtió en un homenaje a las víctimas de París

18 nov 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Parecía imposible, pero ayer se hizo real. Wembley fue por una noche el Stade de France. Los casi 90.000 espectadores británicos que acudieron el encuentro de fútbol amistoso entre Inglaterra y Francia se unieron al unísono para cantar La marsellesa, el himno francés. Tras el Dios salve a la reina, los seguidores tenían instrucciones de gritar los versos «¡Amor sagrado de la Patria, conduce y sostén nuestros brazos vengadores!» en apoyo a las víctimas de los atentados terroristas de París. Ganó Inglaterra con goles de Dele Alli y Wayne Rooney (2-0). En Wembley perdió el terror.

La prensa británica había publicado las letras del himno en francés, con su traducción al inglés, para que nadie se sintiese perdido en los minutos iniciales de un encuentro, al que acudieron el primer ministro británico, David Cameron, y el Príncipe Guillermo de Inglaterra, y que se celebró entre fuertes medidas de seguridad.

Russell, un aficionado inglés, reconocía antes del partido que nunca pensó que llegaría a cantar el himno nacional de un rival histórico, pero aseguró que lo haría por respeto y para ofrecer apoyo frente a la lacra del terrorismo: «Nosotros también sufrimos atentados aquí y sabemos que son momentos duros para los franceses». Lo cierto es que la patria de Lord Nelson y de Wellington, cuya gloria militar y gran parte de su cultura se basan en la beligerancia antifrancesa, cantó sin tapujos el himno y su «¡Libertad, libertad amada!».