Atentado en París: Por qué la yihad se arma en Bélgica

Cristina Porteiro
Cristina Porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

La ruta de las armas

El corazón de la UE se ha convertido en el bazar europeo de terroristas y traficantes de armas

17 nov 2015 . Actualizado a las 09:03 h.

Mehdi Nemmouche asesinó a cuatro personas en el Museo Judío de Bruselas con un AK-47 en mayo del 2014. Los hermanos Kouachi asaltaron el pasado enero la sede de Charlie Hebdó empuñando rifles de asalto. El atacante del supermercado judío de París, Amedy Coulibaly, lo hizo con un CZ-58, y Ayoub El Kahzzani, intentó sin éxito una matanza en agosto a bordo de un Thalys con un AKM. Francia todavía investiga el origen de los rifles que utilizaron los yihadistas para acribillar a balazos a 132 personas el viernes y Bélgica cruza los dedos para no ser señalada de nuevo. No en vano, todas las investigaciones previas acaban apuntando a este país, que se ha convertido en el mayor centro de comercio ilegal de armas de Europa. Con apenas 11 millones de habitantes, en su territorio circulan 900.000 armas, un tercio de ellas sin registrar.

¿De dónde vienen los rifles?

El rastro lleva hacia oriente, pero no tan lejos como para cruzar el continente. Los países del bloque del Este y de los Balcanes son el surtidor de armas preferido por las redes criminales. Las mafias chechenas, albanokosovares y albanesas en la diáspora traen de Bulgaria, Albania, Montenegro, Kosovo y Bosnia buena parte de las armas que luego comercializan desde Bélgica. «Después de la desintegración de la antigua Yugoslavia y de las guerras en los Balcanes, mucha gente tuvo un acceso muy fácil a las armas de fuego», explica el experto del Instituto Flamenco de la Paz, Nils Duquet. Este fin de semana, de hecho, las autoridades alemanas detuvieron tras los atentados de París a un ciudadano montenegrino portando un arsenal ilegal en su coche.

¿Por qué se intercambian en Bélgica?

El país tiene una larga tradición en el negocio del tráfico de armas difícil de desmantelar. Está ubicado en el corazón de Europa, enclave perfecto para mover la mercancía que las mafias traen del este. Es pequeño, hace frontera con cuatro países, tiene salida al mar, canales que lo atraviesan y un intenso flujo comercial que hacer especialmente difícil seguir el rastro. Además el Estado tiene las competencias muy descentralizadas. El intercambio de información entre sus autoridades es mucho más lento. Se puede entrar y salir del territorio con mucha rapidez. No hay que olvidar que las armas transitan con total libertad entre fronteras aprovechando la libre circulación del espacio Schengen.