Colas en los cajeros por temor al corralito la semana que viene

Los bancos limitan a 2.500 euros la retirada de efectivo en una sola vez


Redacción / La Voz

«La gente está tranquila porque ya salió todo lo que tenía que salir», bromeaba Panos, un empleado de 23 años que trabaja en la sucursal que tiene en el barrio ateniense de Kolonaki el Banco Nacional de Grecia, una de las cuatro grandes entidades financieras del país. Pero su comentario no resume lo que está pasando con exactitud.

Un jubilado situado a su lado confesó que vino a retirar el resto de sus ahorros después de haber esperado tres horas el día anterior para hacer otra operación en el cajero. Maria, de 39 años, sacó «unos centenares de euros para el caso de que no hubiera más dinero en los cajeros» y Nikos, un médico de 54 años, vino a buscar mil euros para su madre, «que se preocupa al escuchar las informaciones».

Algunos consideran un «deber nacional» no alimentar la corriente de pánico que está drenando la liquidez del sistema bancario. Kyriaki, por ejemplo, un analista financiero de 31 años, no quiere tener «responsabilidad en la situación» y no retiró nada, aunque reconoce que «si tuviera mucho que perder» «vería tal vez las cosas de otra manera». Es la situación de Athina, titular de una cuenta en el extranjero, que había tenido hasta ahora reticencias para transferir sus ahorros, «pues no se puede querer a la vez que Grecia salga de esta crisis y contribuir a que se debilite el sistema».

Sin embargo, no pueden ser muchos los que piensen de esta manera si se juzga por las cifras.. Decenas de miles de griegos están convencidos de que la semana que viene podría instaurarse un control de capitales, el temido corralito, si fracasa la cumbre europea del lunes y se han curado en salud vaciando sus cuentas. Las familias y empresas griegas, preocupadas por la llegada de Syriza al poder, ya habían retirado 31.500 millones de euros entre diciembre y abril. Fue un golpe tremendo para la economía que se agravó a medida que las negociaciones con la troika se complicaban. Solo esta semana habrían salido de las entidades de crédito en dirección a los colchones 3.000 millones de euros, según la prensa.

La sucursal del Banco Nacional de Grecia en Kolonaki rechazaba entregar ayer más de 2.500 euros en efectivo de una sola vez, un procedimiento normal en caso de fuerte afluencia, según dos fuentes bancarias que no ven en esa práctica todavía un control disfrazado. Lo cierto es que la situación de los bancos empieza a ser desesperada y no podrán resistir la presión de los clientes muchos días como no se produzca un acuerdo.

El gasoducto y el dinero que cuesta

Alexis Tsipras dio ayer un paso de gigante para tener una cooperación más estrecha con Rusia. Según Colpisa, parece que el primer ministro ve más vendible ante sus ciudadanos que Grecia sea un satélite de Moscú que claudicar ante Bruselas. Los ministros de Energía ruso y griego, Alexánder Novak y Panagiotis Lafazanis, firmaron en el Foro Económico de San Petersburgo el acuerdo para prolongar a través del país heleno el gasoducto «Turkish Stream». Esta tubería, que constituye la alternativa al abandonado proyecto «South Stream», pasa por el lecho del Mar Negro y atraviesa Turquía con el objetivo de transportar gas ruso hasta las puertas de Europa. Lo más importante, según Novak, es que Moscú adelantará a Grecia la financiación del tendido «debido a las dificultades económicas que atraviesa», aunque no precisó qué cantidad. El coste de la obra se ha calculado en unos 2.000 millones de euros, pero Grecia, como ya anunció Lafazanis, podría contar con un adelanto sobre los futuros beneficios, lo que le ayudaría a evitar la suspensión de pagos que teme la UE.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Colas en los cajeros por temor al corralito la semana que viene