Berlín revisará el cierre de puertas en las cabinas y los exámenes psicológicos

El ministro alemán de Transportes se ha reunido con representantes de la Federación Alemana de la Industria de la aviación

La Voz
Berlín

El Gobierno alemán revisará los sistemas de cierre de las cabina de vuelo de los aviones y los exámenes médicos y psicológicos de los pilotos tras la catástrofe aérea del aparato de Germanwings que cubría el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf y se estrelló en los Alpes franceses con 150 personas a bordo. Así lo ha anunciado el ministro alemán de Transportes, Alexander Dobrindt, tras una reunión con representantes de la Federación Alemana de la Industria de la aviación. En esa reunión se acordó crear una comisión de expertos que analice estas cuestiones y presente sus propuestas. 

Dos personas en cabina

Al respecto de los cambios en medidas de seguridad, la empresa Air France-KLM ha explicado que este mes de abril ha instaurado la obligación de que haya dos personas de la tripulación permanentemente en la cabina de pilotaje.  La medida se aplica «desde el miércoles en el conjunto de la flota», declaró el presidente del grupo, Alexandre de Juniac, según recoge AFP.   

La compañía lanzó el pasado 28 de marzo una investigación de seguridad para examinar los efectos de ese tipo de medidas y «las primeras conclusiones del estudio de seguridad destacan que si bien esa recomendación garantiza el acceso al puesto de piloto que se ausenta de la cabina, no aumenta en líneas generales el nivel de seguridad de los vuelos», explicó. El grupo examina por ello otras «disposiciones» para «limitar los nuevos riesgos que esa recomendación podría inducir», como la reducción del personal cualificado entre los pasajeros, añadió el texto.

Un comité para reformar las pruebas que se hacen a los pilotos

No hay mejor manera de acallar el debate que se ha abierto en Alemania que hacer algo o aparentar que se hace. El nuevo comité de expertos en aviación deberá estudiar también posibles modificaciones en las pruebas médicas y psicológicas que se realizan a los pilotos.

La necesidad de revisar los mecanismos de supervisión de los pilotos, especialmente en materia de salud, empieza a hacerse acuciante en Alemania. Según informó el periódico Bildt, el copiloto de 27 años estaba siguiendo un tratamiento a base de varios medicamentos contra la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico. Lubitz había buscado, además, ayuda médica para solucionar un problema de visión que arrastraba desde un accidente de coche que sufrió en el 2014. ¿Cómo es que no se enteró nadie? Según este periódico, los facultativos sabían que Lubitz era piloto de Germanwings, pero este les ocultó deliberadamente que seguía volando a pesar de su estado de salud.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Berlín revisará el cierre de puertas en las cabinas y los exámenes psicológicos