Syriza flirtea con la mayoría absoluta

Suaviza su mensaje electoral en la recta final de la campaña griega

Un hombre camina en Atenas ante un cartel electoral de Syriza, formación a la que los sondeos atribuyen la victoria.
Un hombre camina en Atenas ante un cartel electoral de Syriza, formación a la que los sondeos atribuyen la victoria.

atenas / enviada especial

Syriza aprieta con guante de seda. La coalición de izquierdas liderada por Alexis Tsipras aumenta su ventaja, según una encuesta elaborada por Public Issue y publicada por el diario Avgis que le otorga el 35 % de los votos. Sin olvidar sus apuestas sociales y sus críticas a la política de recortes, su discurso se ha suavizado. Insiste en que Grecia debe girar, pero mejor sin salirse del camino europeo. Así logra ampliar su ventaja sobre Nueva Democracia (30,5 %) y flirtea con una posible mayoría absoluta. La última semana de campaña agudiza el pulso Tsipras-Samarás, con un tercer invitado en la intención de voto que puede tener la llave del Gobierno: To Potami, El Río. Pero, según el mismo sondeo, más del 20 % todavía no han decidido a quién apoyarán el domingo.

Las televisiones lanzan en sus programas nocturnos un bombardeo de cifras, proyecciones y debates. Otro estudio encargado a la Universidad de Macedonia por el diario Kathimerini, de corriente conservadora, otorga a Syriza el 29,5 % de los sufragios y a Nueva Democracia el 25,7 %. Y detalla que hay un 10,9 % de indecisos. Tsipras parece tener la victoria en su mano, la cuestión es si los resultados le bastarán para gobernar sin buscar apoyos. Últimamente sus rivales aparcan las etiquetas apocalípticas y atacan su credibilidad. Tsipras no es el lobo. El cuento es otro. El candidato del Pasok, Evangelos Venizelos, se revuelve en la agonía de su partido, que lucha por las migajas electorales, para decir que Tsipras promete magia «como si fuera Harry Potter».

Pero los socialistas no pueden ni con To Potami, que es el tercero en discordia en diferentes sondeos, superando a los neonazis de Aurora Dorada. El partido liderado por el periodista Stravos Theodorakis pretende ser la nueva opción de centro. Aunque el protagonismo de su candidato ya ha causado dimisiones (hay más de un paralelismo con UpyD). To Potami significa El Río. No es casual. Theodorakis asegura que intenta traer agua nueva a la ciénaga política. Otro remolino para Grecia.

«Son solo encuestas», dicen algunos de los congregados ante el stand de Nueva Democracia en la plaza Sintagma. El domingo la tendencia se convertirá en votos. En la fecha de estas elecciones ha influido la troika, que realizó maniobras para que se materializara el adelanto, según reveló Evángelos Meimarakis, presidente del Parlamento heleno. «Los acreedores nos dieron a entender que no somos un Gobierno fuerte y que era necesario poner fin a esa incertidumbre y así fue», afirmó en la radio Parapolitiká.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Syriza flirtea con la mayoría absoluta