«Je suis avec toi, Mouhamed»

El malestar del mundo musulmán con el último número de «Charlie Hebdo» degenera en protestas violentas en Pakistán, Argelia o Níger

El fotógrafo Asif Hassan se lleva la mano al pecho tras ser alcanzado por una bala
El fotógrafo Asif Hassan se lleva la mano al pecho tras ser alcanzado por una bala
La Voz

«Je suis avec toi Mouhamed», podía leerse ayer en pancartas desplegadas por todo el mundo musulmán como réplica al «je suis Charlie» que enarboló el mundo occidental tras el atentado contra la revista francesa. Era viernes, día de oración, pero acabó convirtiéndose en una jornada de ira. La última portada de Charlie Hebdo, que muestra al profeta vertiendo una lágrima por la masacre de Paris, no gustó nada a los creyentes del islam, muchos de los cuales mostraron ayer su repulsa en países como Jordania, Turquía, Sudán, Argelia, Yemen y Omán.

Las protestas adquirieron un carácter violento en Pakistán, donde al menos tres personas resultaron heridas de bala en enfrentamientos con la policía y el ejército. Según Efe, una veintena de organizaciones islámicas aglutinadas bajo la denominación común de Tehreek Hurmat-i-Rasool convocaron en todo el país marchas contra la difusión de imágenes de Mahoma. Las manifestaciones comenzaron a primera hora de la tarde tras el rezo. La marcha en Karachi, la ciudad más poblada de Pakistán y capital financiera del país, desembocó en violentos choques con la policía, que tuvo que pedir apoyo al ejército, cuando unos 350 manifestantes intentaron asaltar el consulado de Francia.

Un portavoz policial, Ikram Husain, dijo que simpatizantes de la organización Islami Jamiat-e-Talaba comenzaron a disparar a las fuerzas de seguridad y que estas respondieron con disparos al aire. Al menos tres personas resultaron heridas de bala y fueron trasladadas a un hospital de la ciudad, entre ellas un fotógrafo pakistaní de la agencia francesa AFP, Asif Hasan, que ingresó en estado grave aunque se recupera de sus heridas tras ser intervenido. Las fuerzas de seguridad consiguieron que los manifestantes, unos 350, se dispersaran tras utilizar para ello gases lacrimógenos y chorros de agua a presión, aunque portavoces de los convocantes anunciaron que estudiarán nuevas movilizaciones en las próximas horas.

Las manifestaciones se extendieron por gran parte de Pakistán, incluida la capital Islamabad, con actos como la quema de banderas francesas y llamamientos a la comunidad islámica para reaccionar ante lo que se considera una agresión a los musulmanes. Pero no se circunscribieron a este país. Países como Turquía, Jordania, Sudán, Omán o Yemen se sumaron con manifestaciones. Especialmente relevante, desde el punto de vista francés, es lo ocurrido en Argelia, donde una manifestación de unos miles de personas que transcurría de forma pacífica se tornó violenta en las inmediaciones de la Asamblea Popular Nacional (APN). Según Efe, diez iglesias y varios edificios fueron incendiados en la ciudad de Zinder, en Níger, en protesta por la presencia del presidente del país en la manifestación del domingo en París. Según Reuters, al menos tres civiles y un policía han muerto en los disturbios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

«Je suis avec toi, Mouhamed»