El plan para dar mayor autonomía a Inglaterra rompe la alianza del no a la secesión de Escocia

Las propuestas pretenden que los diputados con escaños en Inglaterra voten leyes que afecten solo a esa región


Londres / Colpisa

El Gobierno británico ofreció ayer un abanico de propuestas sobre cómo reformar el funcionamiento del Parlamento británico para que solo los diputados con escaños en Inglaterra voten leyes que afectan solo a Inglaterra, pero los socios de la coalición tienen propuestas diferentes y los laboristas no han presentado las suyas porque considera que el problema lo ha creado David Cameron para beneficiar a su partido.

El premier anunció que acometería esa reforma a las siete de la mañana del día 19 de septiembre, poco después de que se conociera la victoria del no en el referendo escocés sobre la independencia. La incluyó en la misma declaración en la que confirmaba la creación de una comisión de todos los partidos para consensuar las transferencias prometidas a Escocia durante la campaña.

El diario The Guardian publicó ayer la primera parte de un largo reportaje sobre la campaña del referendo escocés en el que revela la división del bando vencedor por la decisión de Cameron de añadir esa reforma del Parlamento. El líder de la campaña Mejor Juntos, Alistair Darling, mantuvo a las cinco de la mañana una conversación con Cameron en la que intentó disuadirle.

Poco después de la declaración televisada de Cameron, Gordon Brown, que tuvo un papel protagonista en la campaña, llamó muy enfadado al secretario del primer ministro. El liberal-demócrata escocés, Danny Alexander, secretario jefe del Tesoro, quedó decepcionado por la súbita conversión de la política de Estado en oportunismo partidista.

Los críticos de la decisión de Cameron le culpan de provocar el ascenso en la popularidad del Partido Nacional Escocés (SNP), cuando había sido derrotado en las urnas. Y el ambiente de ayer en la Cámara de los Comunes, donde William Hague presentó el documento prometido sobre la reforma parlamentaria, reflejó la división entre la alianza del no a la secesión escocesa.

El documento elaborado por un comité del Gabinete simplemente enumera las alternativas que cada uno de los dos partidos de la coalición tienen para resolver la cuestión que se describe con el acrónimo EVEL (votos ingleses para leyes inglesas). Establecen procedimientos para que comités formados por parlamentarios de circunscripciones afectadas por una ley tengan un papel consultivo o de veto.

Cameron ha sido criticado por diversos constitucionalistas, entre ellos su profesor en Oxford Vernon Bogdanor, por emprender reformas aceleradas de cuestiones que afectan al equilibro entre las naciones británicas. Ayer, diversos parlamentarios de la oposición señalaron paradojas que tendría el nuevo sistema, a pesar de que aspira a dar coherencia al nuevo Estado con autonomías.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El plan para dar mayor autonomía a Inglaterra rompe la alianza del no a la secesión de Escocia