Suecia confirma con pruebas la incursión de un submarino en sus aguas, pero evita identificarlo


Suecia confirmó ayer con pruebas que un submarino extranjero violó sus aguas a mediados de octubre, lo que provocó la puesta en marcha de un operación de rastreo que recordó los tiempos de la guerra fría. El Gobierno de Stefan Löfven evitó señalar a un país en concreto, pero los medios suecos apuntaron directamente a Rusia, aludiendo a supuestas comunicaciones en ruso detectadas.

El jefe de Estado Mayor, el comandante Sverker Göransson, acompañado de Löfven. Göransson, presentó ante la prensa el informe elaborado con las pruebas que confirman la presencia del submarino: datos captados por sensores, fotografías de huellas en el fondo marino o una imagen -ya publicada por la prensa- de un objeto que parece sumergirse en el agua.

«Es absolutamente inaceptable. No queremos actividades de espionaje en nuestras aguas», dijo el primer ministro. Löfven anunció que el país va incrementar su capacidad para impedir tales incursiones. La operación de búsqueda, realizada entre el 17 al 24 de octubre, tuvo un coste de 20 millones de coronas suecas (2,2 millones de euros).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Suecia confirma con pruebas la incursión de un submarino en sus aguas, pero evita identificarlo