El terror globalizado del Estado Islámico releva a Al Qaida

Preguntas y respuestas sobre los extremistas del califato en Siria e Irak


REDACCIÓN / lA vOZ

El Estado Islámico (EI) ha tomado el relevo de Al Qaida con unas tácticas que superan en crueldad a sus antecesores. En apenas un año ha instaurado el terror en vasto territorio entre Siria e Irak -más de cuatro veces Galicia-, ante la impasibilidad de la comunidad internacional que solo tras su fulgurante avance hacia el Kurdistán iraquí le ha visto las orejas al lobo. El asesinato de James Foley parece haber sacado de su letargo a EE.UU. El EI es «más que un grupo terrorista», señalaba el jefe del Pentágono, Chuck Hagel. Y tiene razón. Sus ambiciones va más allá de las de ser un simple grupo armado que siembra el terror. Su objetivo es crear un califato en Oriente Medio. Además supera a Al Qaida en financiación y astucia mediática.

¿Cómo surgió?

El Estado Islámico nació en Irak en el 2003 bajo otro nombre y vinculado a Al Qaida para combatir la invasión de EE.UU., pero fue su implicación en la guerra siria lo que le hizo crecer y convertirse en el poderoso grupo que es hoy. Allí combate al régimen de Bachar al Asad y también a otros rebeldes, tanto islamistas como laicos moderados. En abril rompió con Al Qaida y con su rama oficial, el Frente Al Nusra, porque su cúpula se había alejado de la yihad.

¿Quién es su líder?

Hasta su muerte en el 2006 a manos EE.UU., el jordano Abu Musab al Zarqaui lideraba el grupo en Irak. Colin Powell utilizó su presencia en el país para argumentar las relaciones de Sadam Huseín con Al Qaida y justificar la invasión del 2003. Tras su muerte, le sucedió Abu Bakr al Bagdadí y a su Estado Islámico en Irak le agregó el Levante (Sham, en árabe la Siria histórica). Después de años olvidado por su enemistad con muchas tribus suníes, el descontento con el Gobierno de Nuri al Maliki le dio argumentos que espolearon al fulgurante avance iniciado en junio por el oeste de Irak. El 26 de julio en Mosul. Al Bagdadí se proclamó califa y rebautizó a su organización como Estado Islámico.

¿Cuántos extranjeros hay enrolados en sus filas?

El Departamento de Estado de EE.UU. cifra unos 12.000 los extranjeros enrolados como yihadistas. Entre ellos, ha sido detectados 30 españoles.

¿Cómo se financia?

Durante mucho tiempo los islamistas se mantuvieron a flote con las donaciones que recibían de algunos estados del Golfo, pero ahora ya no las necesitan. Los yihadistas venden en el mercado negro el crudo extraído de los yacimientos conquistados en Deir al Zur (Siria). Según Financial Times, extraen unos 30.000 barriles diarios. Cuando conquistaron Mosul, el EI se hizo con unos 318 millones de euros depositados en el Banco Central. Y luego están los secuestros y sus respectivos rescates que les han reportado millones.

¿Cómo propaga su terror?

La intimidación es su principal táctica y las redes sociales su arma. Se jactan de su crueldad en una propaganda de la brutalidad globalizada para aterrorizar y reforzar su poder. El vídeo de James Foley es un claro ejemplo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El terror globalizado del Estado Islámico releva a Al Qaida