«Todo está destruido, todo ha cambiado»

Rami y Usama vuelven a Gaza tras años de prisión en Israel


gaza / france presse

Mientras muchos palestinos harían lo imposible por salir de Gaza, Rami y Usama acaban de volver tras haber pasado años en las mazmorras de Israel. Los dos jóvenes parecen desorientados en el puesto fronterizo de Erez, y no muy lejos los tanques israelíes siguen disparando. La Gaza que Rami y Usama dejaron hace años no se parece en nada a la de ahora. «¿Esto lo hizo Hamás? No, esto era una escuela y esto, una mezquita», dice Usama con lágrimas en los ojos al mirar desde el autocar los edificios medio destruidos.

A la entrada de Gaza, hay basura por todas partes y los niños saludan con la mano. Los dos jóvenes bajan cerca del hospital de Al Shifa y se separan. Usama toma el camino de Deir al Balah, en el centro de la Franja, donde se reunirá con su mujer y sus cuatro hijos, entre ellos Sara, que nació cuando estaba en prisión. Y Rami, el de Rafah. «Para mí era un sueño volver a Gaza, pero ha sido un shock. Todo está destruido, todo ha cambiado. Incluso en mi barrio hay casas destruidas», explica un día después por teléfono Usama desde su ciudad natal, donde se oyen las bombas. Fue detenido en febrero del 2008 por una incursión ilegal en Israel y condenado por ser un combatiente ilegal.

«Mejor morir»

Rami, que cuando cruzó la frontera todavía tenía ganas de bromear, va perdiendo el buen humor a medida que se acerca al centro de la ciudad de Gaza. «Soy libre, tendría que ser un día alegre pero no lo es. Estoy viendo Gaza en ruinas. Lo que veo son mártires, gente que sufre. Es mejor morir que vivir sin dignidad», sentencia. En enero del 2012, cuando tenía 19 años, Rami llegó con dos amigos cerca de la frontera con Israel. «Nos acusaron de formar parte de la resistencia, nos dijeron que estábamos cerca de la frontera para observar, que éramos terroristas», recuerda. Según datos recientes de Amnistía Internacional, a finales del 2012 había más de 4.000 palestinos detenidos en Israel, 5.600 el pasado junio. Varios cientos, en detención administrativa, que permite encarcelar a personas sin juzgarlas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Todo está destruido, todo ha cambiado»