Correa lamenta que se juegue con los Derechos Humanos de Assange

Europa Press

INTERNACIONAL

El creador de Wikileaks lleva dos años refugiado en la Embajada ecuatoriana de Reino Unido

18 jun 2014 . Actualizado a las 13:55 h.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha lamentado este martes que se esté jugando con los Derechos Humanos del fundador de Wikileaks, Julian Assange, al impedírsele abandonar la Embajada de Ecuador en Reino Unido en la que lleva dos años refugiado y ha criticado la «prepotencia imperial» en este caso. Rafael Correa señala que «a nosotros no nos hacen daño. Están jugando con los derechos de una persona como Julian Assange, que ha permanecido dos años encerrado en pequeñas habitaciones con apenas media hora para asomarse a un balcón a tomar el sol».

Assange cumple este jueves dos años refugiado en la Embajada ecuatoriana, donde se refugió para evitar su posible fuga a Estados Unidos ante el temor de que allí pueda ser juzgado por presunto espionaje en relación por la publicación masiva de documentos clasificados realizada por su portal. Correa ha indicado que Ecuador no tiene previsto en estos momentos emprender ninguna acción diplomática o judicial para resolver este caso puesto que, según él, quienes deben hacerlo son Suecia, país que busca a Assange por presuntos delitos sexuales, o Reino Unido, ante la negativa de Londres a conceder un salvoconducto al australiano que le permita salir de la Embajada y viajar a Ecuador, que le ha dado asilo. «Seamos claros, aquí hay mucha prepotencia imperial porque Assange ni siquiera está acusado», ha denunciado Correa. «Según la ley sueca puede ser interrogado vía videoconferencia o en nuestra Embajada, pero el fiscal sueco no quiere y exige que vaya a Suecia», ha criticado.

VÍDEO DE ASSANGE

En un vídeo publicado antes de la rueda de prensa que tiene previsto ofrecer el jueves en la Embajada ecuatoriana en Londres junto con el canciller, Ricardo Patiño, Assange ha asegurado este martes que la protección que le brinda Ecuador ha «disuadido» la persecución de Estados Unidos y de sus aliados a la que estaba sometido. «Acciones como las que el Gobierno ecuatoriano ha tomado, de protegerme, proporcionan una disuasión importante para peores elementos que podrían proceder en este caso», ha señalado Assange.