Las protestas contra las deportaciones se extienden en Francia

Una candidata del FN, suspendida por comparar a una ministra con un mono


Redacción / La Voz

Las protestas estudiantiles contra las deportaciones se extendieron de París, donde asimismo se hicieron ayer más numerosas, a otras ciudades francesas. En la capital, entre 4.000 según la policía y 12.000 personas según la Unión Nacional de Estudiantes (UNL) exigieron ayer el regreso a Francia de Leonarda Dibrani, de 15 años, y Khashik Kashatryan, de 19, que fueron deportados a sus países de origen recientemente.

Antes de las manifestaciones, alumnos de secundaria habían bloqueado unos 45 centros educativos en París y sus suburbios, aunque no se produjeron mayores incidentes, según la policía. Y en otras ciudades francesas como Marsella, Grenoble, Angers, La Rochela o Aviñón, se sumaron, según la UNL, 10.000 personas más a las manifestaciones.

La detención el 9 de octubre de Leonarda, a la que la policía obligó a bajar de un autobús escolar, acabó con la expulsión de toda su familia a Kosovo. Tres días después, Khashik, un estudiante de ciclo formativo superior fue también detenido y deportado el jueves a Armenia. Su padre había llegado a Francia en el 2011 solicitando asilo político.

Estas deportaciones han abierto una grieta en la unidad del Partido Socialista del presidente François Hollande, debido a su cariz, sobre todo en el caso de Leonarda, de etnia gitana, xenófobo. El ministro de Interior, Manuel Valls, que se ha visto obligado a regresar antes de tiempo de su viaje a las Antillas, está cuestionado en su propio partido desde que en septiembre puso en tela de juicio la capacidad y la voluntad de integración de los 20.000 gitanos que viven en Francia.

La cuestión más urgente que se plantea es la prohibición de detener en horas de clase a los alumnos extranjeros indocumentados. La pareja del presidente Hollande, Valerie Trierweiler, declaró en este sentido que «no se cruzan ciertas fronteras» y que «una de ellas es la puerta de la escuela».

Candidata del FN suspendida

El problema xenófobo alcanza otros ámbitos de la política francesa. El ultraderechista Frente Nacional ha suspendido a una candidata a las municipales del 2014 por comparar a la ministra Christiane Taubira con un mono. Anne-Sophie Leclere publicó en Facebook un fotomontaje, que ya ha sido borrado, en el que se lee bajo un chimpancé «Hace 18 años» y bajo la foto de Taubira, «Ahora». Leclere no reconoció que el montaje fuera racista y simplemente dijo en una entrevista televisada que prefería ver a la ministra «en un árbol» que en el Gobierno.

Marine Le Pen, presidenta del FN, trabaja para moderar la imagen del partido fundado por su padre, Jean-Marie Le Pen, que sigue creciendo en las preferencias de los electores franceses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las protestas contra las deportaciones se extienden en Francia