¿Qué pasa si se produce el cierre?


El cierre parcial del Gobierno de EE.UU. supone que prácticamente todas las agencias federales dejen de funcionar, al menos en parte, porque el Gobierno se queda sin dinero para financiarlas. Solo siguen operativas las que tienen que ver con la seguridad nacional y el orden público. Entre 800.000 y un millón funcionarios públicos no esenciales -empleados de museos, teatros, zoos y monumentos como la estatua de la Libertad- salieron de trabajar ayer sin saber si regresarán hoy a sus puestos, y por tanto si seguirán cobrando sus sueldos. De producirse el cierre permanecerán en sus casas hasta que el Gobierno vuelve a tener dinero para pagarles.

El cierre tiene dos efectos. Por un lado provoca pérdidas al Estado que en este caso, y según los datos proporcionados por la Casa Blanca, podrían ser de hasta 1.000 millones de dólares. Y además, el que 800.000 personas en todo el país dejen de recibir su salario afecta al consumo y puede provocar problemas en una economía que aún no está recuperada tras la crisis del 2008. Ayer Wall Street abrió en números rojos.

En cuanto a las consecuencias políticas, los ciudadanos suelen castigar retirando su voto a aquellos que creen que lo han provocado. Tras el último cierre, que se produjo en la presidencia de Bill Clinton (diciembre de 1995 y enero de 1996), los republicanos sufrieron ese castigo en las siguientes elecciones. Según una encuesta de la CNN, un 46 % de los estadounidenses culparía de esta crisis a los republicanos del Congreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

¿Qué pasa si se produce el cierre?