Las Fuerzas Especiales israelíes han entrado en el en el centro comercial Westgate para intentar liberar a las cerca de treinta personas que los terroristas tienen retenidas en el interior del edificio, en el que ya han muerto 59 personas y otras 175, según cifras de Cruz Roja, han resultado heridas en un lujoso centro comercial de Nairobi por un comando islámico que disparó con armas automáticas y granadas contra clientes aún no ha cesado 24 horas después de su inicio, pues esta mañana se volvían a oír disparos. Las fuerzas de seguridad siguen tratando de conseguir el control del complejo y liberar a todos los rehenes, que se encontrarían retenidos en las dos últimas plantas del edificio, en la zona de oficinas.

Dos militares habrían resultado heridos durante los enfrentamientos. Además, entre las víctimas mortales hay varios extranjeros. Desde Francia se ha confirmado la muerte de dos de sus ciudadanos, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, ha informado de la muerte de dos compatriotas, uno de ellos un diplomático.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, confirmó en un discurso dirigido a la nación la cifra de víctimas en el asalto con rehenes, reivindicado por la milicia radical Al Shabaab: «Yo mismo he perdido a miembros de mi familia en el ataque», mostrándose convencido de que Kenia «vencerá» a sus enemigos como en anteriores ocasiones.

Las explosiones comenzaron ayer en la zona destinada al cambio de moneda extranjera del centro comercial Westgate, poco después de que varios hombres armados asaltaran el lugar. La Policía keniana detuvo a un presunto componente del comando armado que horas después fallecería por heridas de bala. El inspector general de la Policía, David Kimaiyo, aseguró que «no ha escapado ningún sospechoso», saliendo al paso de rumores de los medios locales que apuntaban a que al menos uno de los asaltantes había conseguido escapar tras cambiarse de ropa y confundirse con las víctimas

La milicia radical islámica somalí Al Shabaab, considerada parte de la red de Al Qaida, asumió en Twitter el asalto horas después de producirse y aseguró que va a ser «una larga odisea». Según informa Efe, poco después del atentado Al Shabaab escribía en su cuenta de la popular red social: «Mogadiscio y Nairobi están teniendo su momento Bombay», recordando los ataques ocurridos en el 2010 en la ciudad india y atribuidos a un comando terrorista paquistaní. Al Shabaab ha atentado en varias ocasiones en Kenia. Lucha contra el gobierno de Somalia y controla territorios sobre todo en el sur del país. Los milicianos también se atribuyeron hoy un atentado con explosivos que causó varios heridos en el animado mercado de Bakara, en Mogadiscio. Kenia apoya al gobierno somalí militarmente y atacó varios bastiones de las milicias Al Shabaab. La milicia, por su parte, recluta combatientes en Kenia.

Según los testigos, un grupo de entre 10 y 15 personas vestidas con el atuendo tradicional árabe entraron en este centro, uno de los más lujosos de la capital de Kenia y situado en un barrio de idénticas características, donde comenzaron a disparar de forma indiscriminada matando a varias personas y tomando rehenes.

El secretario de Interior de Kenia, Mutea Iringo, aseguró que el Gobierno «no cejará en esta guerra» ni «correrá riesgos» para solucionar el asalto. «Hemos reforzado la seguridad en todos los centros comerciales de la ciudad», afirmó el ministro, quien quiso lanzar un mensaje de «tranquilidad» a los kenianos en una rueda de prensa para informar sobre la situación en el centro comercial Westgate, uno de los más lujosos de Nairobi.

Una española y su hija, fuera de peligro

El embajador de España en Kenia, Javier Herrera, ha informado que una mujer española de nombre Silvia que se encontraba dentro del edificio junto a su hija han sido evacuadas ilesas y no corren peligro. Silvia, de origen canario, y su hija, de 12 años, compraban en una tienda de ropa cuando escucharon los primeros disparos y permanecieron en el interior durante cuatro horas, hasta que pudieron ser rescatadas por el techo del edificio. «Nunca he visto nada igual en los 22 años que llevo viviendo en Nairobi», aseguró la española, quien como muchos extranjeros y kenianos de clase media alta frecuenta el centro comercial de Westgate.

El grupo Al Shabaab dice haber actuado con esta virulencia en Nairobi en represalia por la presencia de las Fuerzas Armadas de Kenia en Somalia, en el marco de la misión de la ONU de apoyo al Gobierno contra las milicias radicales islámicas, como la propia Al Shabaab.

«Quiero dejar claro que atraparemos a los autores huyan adonde huyan, los cogeremos, los castigaremos por este horrible crimen», aseveró el presidente Kenyatta. Insistió en que su Ejecutivo «está preparado para defender la nación de una agresión interna y externa». El presidente de Kenia lanzó este mensaje a quienes calificó como «despreciables autores de este acto cobarde», perpetrado con la intención de «intimidar, dividir y causar desánimo» en la sociedad del país africano.

En opinión del mandatario, «un país abierto y unido es una amenaza a los autores del mal en todas partes». Kenyatta recordó que el país ya ha sufrido «ataques terroristas antes». «Los hemos combatido y vencido dentro y fuera de nuestras fronteras, volveremos a vencerlos otra vez», se mostró convencido.

«El terrorismo es la filosofía de los cobardes», apostilló. Finalmente, en el mensaje televisado a la nación, emplazó a sus compatriotas a «mantenerse unidos en este momento oscuro».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Las Fuerzas israelíes entran en el Westgate para intentar acabar con el secuestro