Expectativas ante la reforma migratoria

f. j. la habana / AFP

INTERNACIONAL

24 dic 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

El Parlamento de Cuba inició ayer su sesión semestral, destinada a aprobar el presupuesto del 2012 y a revisar la lucha contra la corrupción, con la expectativa de que el presidente Raúl Castro anuncie de madrugada una anhelada reforma migratoria que permita la libre entrada y salida de Cuba, y acabar así con 50 años de restricciones.

Aunque el régimen de La Habana no tiene el asunto oficialmente en agenda parlamentaria y no se ha pronunciado al respecto, en la blogosfera cubana, tanto oficialista como opositora, aumentaban las especulaciones sobre un inminente anuncio horas antes del inicio de la sesión. «Mi maleta y yo estamos listas», comenta la bloguera Yoani Sánchez.

La intención de flexibilizar las leyes migratorias fue anunciada el 1 de agosto por Raúl Castro e implicaría la eliminación de los engorrosos permisos de salida y entrada a la isla, así como la condición legal de «emigrante definitivo», al que se le confiscaban sus bienes. La prohibición ha resultado ineficaz a la hora de impedir que miles de cubanos emigren cada año legal o ilegalmente, a veces en peligrosas travesías en balsas en el mar.