Obama, McCain y el fontanero Joe

El trabajador de Ohio fue el inesperado protagonista del cara a cara y los candidatos repitieron su nombre más de veinte veces para ganarse a la clase media


A los políticos muchas veces les cuesta adecuar su lenguaje electoral al ciudadano de a pie. Es por eso que en España Mariano Rajoy se inventó a una niña para personalizar su mensaje. La madrugada de ayer, John McCain y Barack Obama decidieron hacer lo mismo y se pasaron su último cara a cara repitiendo hasta la saciedad en nombre del fontanero Joe, la esencia del ciudadano medio de EE.?UU., de clase trabajadora y emprendedor.

Joe Wurzelbacher, de 34 años y vecino de la localidad de Toledo (Ohio) saltó a los medios conservadores la semana pasada tras encararse con Obama, a quien pidió explicaciones sobre su propuesta de subir los impuestos a las pequeñas empresas que ingresen más de 250.000 dólares, ya que se planteaba comprar la compañía para la que trabaja.

Un acto de espontaneidad que lo convirtió sin querer en el auténtico protagonista del tercer debate presidencial, cuando McCain lo citó para decir que Obama «subirá los impuestos y dejará sin empleo a gente como Joe». A partir de ahí, hasta en 24 ocasiones volvería a sonar el nombre del fontanero. «Joe, cuando sea presidente yo haré que puedas comprar esa empresa que quieres», prometió el republicano mirando a la cámara.

El protagonista reaccionó a la expectación creada calificando la situación de «surrealista». «Me siento como Britney Spears con dolor de cabeza, todo el mundo quiere saber lo que me pasa», dijo. Aunque no quiso desvelar por quién votará el día 4 de noviembre, de sus declaraciones se desprenden pocas dudas, ya que alabó los puntos sólidos expuestos por McCain.

«Yo no soy el presidente Bush»

McCain y Obama volvieron a repetir el guión de anteriores cara a cara, aunque esta vez el debate fue más ágil. El senador por Arizona lanzó una frase para el recuerdo cuando respondió a la intención de su rival de presentarlo una vez más como el heredero del actual inquilino de la Casa Blanca: «Senador Obama, no soy el presidente Bush. Si usted quería competir con Bush debió haber haberse presentado hace cuatro años».

Latinoamérica encontró un hueco en el debate cuando los candidatos discutieron sobre la firma del Tratado de Libre Comercio con Colombia, que McCain apoya y a la que Obama se opone. El tema fue aprovechado por el veterano de guerra para echar en cara al demócrata su desconocimiento de Latinoamérica. «El senador Obama, quien nunca ha estado al sur de la frontera, quizá quiera visitar esta parte del mundo antes de oponerse a nuestro principal aliado en la región», aseguró. «No se pueden hacer tratos con un país que no da las suficientes garantías democráticas a los sindicalistas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Obama, McCain y el fontanero Joe