Okay, una cuestión de palabra

la voz VIGO

GRADA DE RÍO

J.J.Guillen | EFE

El Celta confía en que el presidente del Getafe cumpla el acuerdo y haga efectivo el pago de 2,2 millones, pero los azulones dicen que no jugó al menos 45 minutos en 9 partidos

30 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hoy es 30 de junio, el día que expira el plazo para que el Getafe haga efectiva la compra por 2,2 millones de euros de Okay Yokuslu al haberse cumplido las dos premisas del contrato de cesión oficializado en enero pasado: la salvación del conjunto azulón y que el otomano disputase el 50 % de los partidos oficiales. En el Celta confían que Ángel Torres, el presidente del cuadro madrileño, cumpla su palabra y haga efectivo el pago, algo que no parece probable ya que la entidad getafense dice que no se cumplió una de las premisas: que Okay jugase un mínimo de 45 minutos, en al menos, 9 de sus partidos.

¿Cuáles fueron los términos del acuerdo?

Que en caso de permanencia y que el futbolista jugase el 50 % de los minutos, el Getafe tendría que hacer efectiva la opción de compra a 30 de junio por valor de 2,2 millones de euros. El equipo de Quique Sánchez Flores se salvó y el otomano jugó un total de 463 minutos en 11 partidos de los 16 oficiales disputado por el equipo, en los que fue titular en cinco.

¿Qué espera el Celta del Getafe?

Que su presidente cumpla su palabra y ejecute la opción de compra como habían acordado en su día al entender que se han cumplido los requisitos. El acuerdo parecía cerrado por completo desde que el Getafe consiguió la permanencia matemática en la penúltima jornada de liga.

¿Qué aduce el conjunto madrileño para no contar con Okay?

Lo primero, que no hay nada firmado y que los contratos de palabra no existen. Lo segundo, que en ese acuerdo se estipuló que Okay debía disputar al menos 45 minutos en nueve partidos, algo que no sucedió. El otomano superó esa cifra en cinco ocasiones y por lo tanto no se cumple los estipulado. Además, los madrileños dicen que el Celta estaba al tanto de la decisión desde hacía tiempo (después del final de liga) y no entienden la situación que se ha generado ahora.

¿Por qué se optó por la fórmula de la cesión?

Porque el Getafe tuvo que realizar una fuerte inversión en el mercado invernal (llegaron al Coliseo Borja Mayoral, Gonzalo Villar, Óscar Rodríguez, Gastón Álvarez y el propio Okay Yokuslu) y si la salida del céltico se computaba como traspaso podría exceder el límite salarial del conjunto madrileño, de ahí que se apostase por la cesión con unas cláusulas adicionales.

¿No convence el futbolista a Sánchez Flores?

Por lo visto la temporada pasada, Okay fue un jugador aprovechable para los getafenses pero no un futbolista fundamental. Quique no utilizó como central y mediocentro, pero solo disputó tres partidos completos. Que no fuera un jugador importante y su alto salarial pueden estar detrás de la decisión del Getafe.

¿Cómo está su contrato con el Celta?

Pendiente de lo que pase en el día de hoy, si al final el Getafe no hace efectivo el pago, al centrocampista le quedaría una temporada más en Vigo (su contrato expira el 30 de junio del 2023) después de haber firmado en el 2018 a cambio de 7,5 millones de euros pagados al Trabzonspor.

¿Tendría alguna opción de quedarse en Vigo?

Tomando como referencia lo sucedido la temporada pasada con Eduardo Coudet en el banquillo, no. El Chacho solo lo utilizó como titular en una ocasión y como central de emergencia en el Villamarín, en el partido en donde una decena de célticos padecían el covid-19. En el resto de los encuentros (7) sumó 46 minutos en total.

¿Qué supone para el Celta la situación si al final regresa a Vigo?

De entrada perder 2,2 millones el mismo día que debe cerrar el ejercicio contable y después buscarle destino a un jugador que no cuenta para el entrenador y cuyos días en Vigo parecen agotados desde hace tiempo. Se supone que si nada se arregla, el próximo lunes tendría que comenzar a entrenar en Mos y esperar que se aclare su futuro.

El caso Denis, varado un mes y medio después

la voz

Salvo giro inesperado, Denis Suárez se unirá el próximo lunes a la pretemporada del Celta, con el que tiene un año más de contrato y otro a mayores opcional, y pese a la decisión de Carlos Mouriño de no contar con él de cara al próximo curso.

La gran duda a cuatro días vista es cuál será la situación del futbolista de Salceda con respecto a sus compañeros. Si va a poder entrenar con el grupo, o tendrá que hacerlo en solitario como les sucedió a otros jugadores que en su día no contaban por entrar en su último año de contrato sin renovar. Lo que parece descartado es que Denis pueda estar en la gira americana de mediados del mes de julio.

Seguir leyendo