Mejorar atrás, cuestión de ajustes

Xosé Ramón Castro
x.r.c. VIGO

GRADA DE RÍO

RC CELTA

Más allá de los errores individuales, el problema defensivo del Celta, que se repite en las últimas temporadas, parte de un sistema que asume riesgos

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El problema defensivo del Celta no tiene fácil solución. No es nada nuevo y su génesis podría estar en la propia idea de juego. Los vigueses quieren ser un equipo protagonista, con muchos jugadores detrás del balón, lo que provoca que la retaguardia sufra con cada pérdida y con cada balón a la espalda. La solución parece pasar en gran medida por que la presión todavía sea más intensa y efectiva. También por evitar los errores no forzados (como la licencia de Aidoo ante el Athletic) y por mejorar algunos estados de forma.

EL HISTÓRICO

60 o más goles en contra en las tres de las últimas cuatro temporadas

Los problemas defensivos no son nuevos en el Celta. En los últimos cuatro años encajó 60 o más goles en tres de los cuatro cursos y 57 el ejercicio pasado: 241 en total, a una media de 60,25 por temporada (1,5 por partido). En este inicio de curso, los célticos llevan ocho en contra, lo que significa una media de dos. Por ahora solo fueron capaces de mantener la portería a cero en una ocasión, en Pamplona. Los datos confirman que el problema no es nuevo.

LAS CORRECCIONES

Perfeccionar la presión y evitar balones a la espalda

La solución pasa por que la presión alta tras pérdida del Celta sea todavía más efectiva y se encargue de robar más balones para que los rivales no puedan lanzar pelotas a la espalda de los centrales, una idea tan clara como difícil de llevar a cabo. Coudet ya sabe que su atrevida propuesta de juego tiene muchas virtudes, pero también unos riesgos difíciles de contrarrestar. Aun pese a los problemas defensivos, el Celta es el equipo que más entradas realiza por partido: 18,5 de media.