¿Por qué hay 2.000 asientos vacíos en Balaídos?

M. V. F. VIGO

GRADA DE RÍO

XOAN CARLOS GIL

El estadio del Celta presentó en los dos primeros partidos una entrada inferior al aforo permitido y pese quedarse fuera socios no agraciados en el sorteo de entradas

30 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

5.401 espectadores frente al Atlético de Madrid y 5.492 frente al Athletic Club. Son las cifras de asistencia a Balaídos en los dos primeros partidos como local del Celta este curso. Unos registros que han dado que hablar teniendo en cuenta que el aforo permitido ronda los 7.300 -la pandemia marca un 40 % de la capacidad, que en el municipal vigués se ha visto reducida por las obras- y que las entrada se reparten por sorteo entre los abonados, habiendo algunos que no han podido acudir a ninguno de los dos encuentros.

Desde el club guardan silencio sobre esta paradoja, si bien muchos aficionados tienen claro dónde reside el problema. La entidad decidió que devolvería el importe de una entrada siempre que el interesado la solicitara y no le fuera adjudicada. Pero en caso de no pedirla, no hay derecho a reembolso. Eso hace pensar que existen personas que se inscriben en los sorteos sin tener intención de ir para recibir ese dinero de vuelta si no les toca.

Otro motivo que alegan algunos aficionados es que si no le toca entrada a la familia al completo, no les es posible ir. Este problema fue muy común en el primer partido, especialmente con menores que tenían entrada pero no podían ir sin un adulto. Se solventó en parte en el segundo pudiendo solicitar dos billetes asociados, pero no es solución para todos los casos y algún padre de dos hijos expresaba que si iba con uno, no tenía con quién dejar al otro. También ha habido casos de socios de Marcador reubicados en gradas diferentes, lo que en la práctica, para padres e hijos es igual que que a uno le toque y a otro no, pues no pueden ir juntos. La respuesta del club a estos obstáculos ha sido, al menos en la mayoría de los casos, que no hay remedio.